La recomendación de SBS para el Gobierno

7 de diciembre, 2018

SBS 2019

Por convicción o por necesidad (o una combinación de ambas), el Gobierno hizo un all-in con su programa de ajuste y redobló su compromiso para cerrar los déficit. El externo, por un lado y el fiscal, por el otro.  En el camino, abandonó el gradualismo (o viceversa) y el gerenciamiento desde Jefatura de Gabinete. El objetivo, apagar el incendio cambiario y minimizar, hacia adelante, las probabilidades de un nuevo round cambiario porque, en 2019, sería casi letal. Políticamente hablando. Allí aparecen el plan doble 0% y los US$ 57.100 millones de Washington.

 

El plan, lógicamente, tiene riesgos. Algunos, por caso, ya se perciben y allí sobresale la recesión. La economía caerá cerca de 3% en 2018 y volverá a achicarse en 2019. Concatenado a eso está el riesgo político. En 2019 hay elecciones y el mar de fondo recesivo, con una inflación que recién ahora empieza a bajar (o, mejor dicho, volver a sus niveles inerciales) configura un caldo de cultivo amigable con la oposición y desfavorable para el oficialismo. Lo empiezan a mostrar las encuestas. Hoy, Cristina Kirchner supera en intención de voto, aunque sea levemente, a Mauricio Macri. El riesgo país acompaña eso con subas y sigue arriba de los 700 puntos. Niveles muy altos, por cierto.

 

“El Gobierno sigue acelerando en el camino de reducir la vulnerabilidad fiscal y externa de Argentina, apoyado sobre el enorme respaldo internacional que significa el acuerdo con el FMI”, dice el reporte mensual del Grupo SBS. “Los resultados de los últimos meses son muy alentadores en este sentido, con la economía rápidamente dejando atrás su debilidad externa y condiciones crecientes para que la deuda pública pueda volver a un sendero sostenible”, agrega.

 

No obstante, atempera, “la contracara de ese abrupto y desordenado ajuste es un enorme golpe a la actividad y los ingresos reales, ambos dañando significativamente el apoyo al Gobierno”. Tal vez la mejor muestra del costo que pagaron las autoridades, amplía SBS, sea ver a la confianza de los consumidores en mínimos desde 2002, “con muy negativas percepciones respecto de la situación actual pero también muy bajas expectativas para el futuro”.

 

“Acertadamente, la política económica refuerza el compromiso con la reducción del déficit fiscal y la inflación, aunque las dudas persisten. El equilibrio político quedó debilitado, convalidando los cuestionamientos alrededor de la capacidad del Gobierno de sostener el camino elegido”, dice SBS, el poderoso fondo local.

 

Y allí confluyen motivos económicos como políticos, que se retroalimentan. “La nueva política monetaria comenzó bien pero la estabilización no está asegurada, ya que el BCRA está controlando la base monetaria con pasivos remunerados sin que quede claro si tiene los activos para evitar que los intereses sean monetizados en el futuro. Posados sobre un delicado equilibrio, las tasas de interés serán el termómetro de la confianza en el programa monetario, mientras la confianza en el Gobierno dirá si hay margen político para seguir adelante en materia fiscal. Todo esto abre aún más un escenario electoral donde Cristina Fernández de Kirchner todavía representa la principal alternativa, elevando la incertidumbre política”, dice SBS.

 

“Debiera primar la lucha contra la corrupción y las importantes mejoras de infraestructura, con el Gobierno evitando tener que explicar la enorme distancia entre expectativas y resultados”, dice SBS

 

Por último, el reporte se anima ir más allá y recomienda una estrategia electoral para Cambiemos. Mientras ese sea el escenario más probable (y todo indica que así será), dice, “debiera primar la lucha contra la corrupción y las importantes mejoras de infraestructura, con el Gobierno evitando tener que explicar la enorme distancia entre expectativas y resultados”.

 

¿Será ese el camino? Nadie lo sabe y, por eso, prima la incertidumbre. “Argentina está en un momento cumbre, balanceándose entre dar un enorme paso hacia la sustentabilidad o ver como se esfuman los avances de los últimos años. Ante un camino marcadamente binomial, comienza a surgir el verdadero interrogante. ¿Estamos frente al principio del fin, o es tan solo el fin del principio?”, concluye SBS.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *