Hay sectores que, en medio de la recesión, tienen “pleno empleo”

19 de diciembre, 2018

Los números de empleo entregados ayer por el Indec sigue generando comentarios. Si bien la “foto” no fue tan mala como se esperaba, la situación hacia adelante genera dudas porque la recesión sigue y la capacidad de las empresas de seguir reteniendo personal en un contexto de ventas en baja y costos en alza se diluye.  “La recesión seguramente se traduzca más claramente en el futuro índice de desempleo del 4° trimestre de 2018 (que es donde las empresas empezaron a ajustar), y en donde la diferencia versus el 4°T de 2017, que registró una desocupación de 7,2%, será aún más crítica”, sostiene Matías Ghidini, General Manager de GhidiniRodil.

 

Según el experto, “este fue el peor año para el empleo en la última década” y “el mercado laboral local no mostraba niveles similares desde 2009, tras la crisis global”.

 

“Más preocupante aún es la tendencia, que es descendente, desde el inicio del derrumbe en abril de 2018. Las situaciones más críticas se viven en los sectores ligados al consumo (masivo y bienes durables), el comercio y retail, las automotrices y concesionarios, la construcción y las Pymes. En estos grupos, no sólo no hay contrataciones, sino que los despidos (inicialmente selectivos, y hoy ya no) predominan”, agrega Ghidini.

 

Si bien estamos en medio de un oscuro tobogán laboral, dice Ghidini, hay algunas luces y “hay perfiles e industrias a salvo”. Todas las empresas del sector de servicios informáticos y software (IT) demandan especialistas (desarrolladores, big data, networking, seguridad informática, entre otros) que no encuentran, dice Ghidini. De hecho, “la demanda duplica la oferta actual”.

 

“Un escalón por debajo existe hoy demanda activa en Energía (Oil&Gas), la agroindustria y los servicios financieros (con foco en las fintech). Ingenieros especialistas, Licenciados en Sistemas o Informática, geólogos o geofisicos y enfermeros gozan hoy de pleno empleo”, dice Ghidini. “Estos son los privilegiados y el oasis en medio del desierto”, explica.

 

Hacia adelante, es altamente improbable un cambio de esta tendencia negativa hasta después de verano, agrega, porque “la reactivación económica aún asoma”. Pero, advierte, “las compañías y empresarios precisan más que un crecimiento del PIB para generar empleos: necesitan una profunda reforma laboral, en serio, que reduzca impuestos para quien aumenta su plantilla, elimine innecesarios costos laborales (incluyendo la mafia de los juicios laborales), simplifique, innove y aggiorne los modelos de como vincular personas con empresas y fomente el trabajo desde temprana edad (secundario y terciario)”. Sin embargo, parece difícil que el 2019 sea el momento de la postergada reforma laboral.

Te puede interesar


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *