Hackatón de jóvenes por la Educación Sexual Integral

18 de diciembre, 2018

 

Por Bárbara Bonelli Secretaria Parlamentaria de Evolución en el HCDN

 

Este año tuvo muchos debates que, sin ser nuevos, ingresaron a la agenda pública. Uno de ellos, sin duda, fue la discusión de la interrupción voluntaria del embarazo. La Cámara de Diputados aprobó un proyecto de ley pero el Senado rechazó la iniciativa, sin ofrecer alternativa que diera solución al problema. Sin embargo, se puso de manifiesto en los debates del Congreso y en la calle el consenso en torno a demandar la implementación de más y mejor Educación Sexual Integral (ESI).

 

Luego de doce años de la sanción de la ESI, es evidente que la ley tiene problemas para su implementación: más del 16% de los menores de 19 años en Argentina son padres o madres, los casos de enfermedades de transmisión sexual han aumentado y, de acuerdo a las Pruebas Aprender, 8 de cada 10 estudiantes señalaron que la educación sexual es un tema que la escuela debería enseñar y no lo hace.

 

No hace falta ahondar, luego de todo lo que ha ocurrido los últimos días, sobre la importancia de la ESI en torno a los abusos sexuales. De acuerdo a un informe de Unicef, el 70% de las víctimas son niños, niñas y adolescentes. La ESI es una herramienta para combatir y permitir hablar sin miedos sobre todos estos problemas, como así también para que los derechos de los niños, niñas y adolescentes se cumplan y sean reconocidos.

 

Frente a la necesidad de acercar estos contenidos a los y las jóvenes, las nuevas tecnologías se convierten en puentes, permitiendo a través de un celular transmitir la información que se necesita al instante y de manera confiable. Una app con contenidos sobre la ESI podía saltear los obstáculos institucionales que muchas veces surgen en la implementación de la ley. Pero buscando no adultizar sus contenidos, fuimos por más, y se nos ocurrió generar un espacio en el que sean los destinatarios, es decir, los mismos jóvenes y adolescentes, los que puedan pensar en los contenidos, formas de comunicar y hasta el diseño de la plataforma. Por eso propusimos la realización de un Hackatón de Jóvenes por la ESI. Nos interesaba que, por la relevancia del tema, la iniciativa sea compartida y realizada en conjunto con todas las organizaciones y fuerzas políticas que están a favor de la ESI. Así fue. Comenzamos a invitarlas y todas ellas comenzaron a sumarse a la organización y definición de esta jornada, sin distinciones partidarias.

 

De repente nos encontramos en la UTN, el sábado pasado, con más de 150 jóvenes, quienes con su lenguaje y estilo, generaron diferentes piezas sobre ESI para ser difundidas: videos informativos, listados de preguntas frecuentes y respuestas confusas que dan los adultos, luego corregidas por los jóvenes, el esclarecimiento de ciertos mitos, material para redes sociales, información y muchos contenidos que desarrollaron luego de una etapa de reflexión y el debate sobre los problemas y los temas de interés sobre educación sexual. También hubo lugar para las preguntas anónimas, las que fueron respondidas por el espacio de consejería conformada por integrantes de las ONGs organizadoras que asesoraron durante toda la jornada.

 

Como joven involucrada en política, creo que esta experiencia fue muy enriquecedora, no sólo porque los adolescentes fueron escuchados sobre un tema central sino que además nos permitió a distintas juventudes políticas trabajar codo a codo por una causa compartida. Son muchos los temas sobre los que tenemos que trabajar de esta forma a futuro, y ese es el cambio cultural que tenemos que transmitirles a los jóvenes, trabajamos en conjunto para resolver los problemas, escuchando a los destinatarios de las políticas. Espero que esta sea la primera de muchas oportunidades. Sin duda, la sociedad las está esperando.

Te puede interesar


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *