Los fiscales pidieron la detención de Paolo Rocca

6 de diciembre, 2018

Seminario ProPymes

 

Por Javier Fuego Simondet

 

Los fiscales de la causa de los cuadernos de las coimas, Carlos Stornelli y Carlos Rívolo, apelaron ante la Cámara Federal la decisión del juez del caso, Claudio Bonadio, de procesar sin prisión preventiva al Ceo de Techint, Paolo Rocca. En su apelación, en la que también incluyeron a los empresarios Alberto Padoán (Vicentín y presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario), Rubén Aranda (Proalsa-Chimen Aike), y al ex jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina y su exsecretario Martín Larraburu, consideraron que estos imputados están en la misma situación judicial que los procesados con preventiva en el expediente.

 

“Tienen el mismo grado de responsabilidad, les cabe la misma situación procesal (que a los procesados con prisión preventiva)”, subrayó una calificada fuente con acceso a la causa, en diálogo con El Economista. En la presentación firmada por Stornelli y Rívolo se señala que, en la asociación ilícita que se investiga, “en lo que respecta a los imputados Abal Medina, Larraburu, Rocca, Padoán y Aranda, ese vínculo asociativo y las acciones concretas que habrían desplegado cada uno de ellos ata su situación procesal a un nivel de injusto semejante al del resto de los imputados a quienes vuestra señoría sí procesó con prisión preventiva, independientemente de que algunos de ellos continúen transitando en libertad atento a lo resuelto por vía incidental (excarcelación y exención de prisión según el caso)”.

 

Los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi deberán decidir si aceptan la apelación de los fiscales del caso sobre los procesamientos de Rocca, Padoán, Aranda, Abal Medina y Larraburu. También tienen pendiente de decisión las apelaciones de los restantes procesamientos dictados por Bonadio en este expediente. Los fiscales no apelaron la falta de mérito que Bonadio dictó para Marcelo Mindlin, de Pampa Energía.

 

Stornelli y Rívolo consideraron probado “que los hechos juzgados ostentan las notas distintivas de las prácticas organizadas de corrupción estatal y empresarial ideadas, planificadas y perpetradas desde las altas esferas del poder público”. Y añadieron: “Se trató por tanto de un emprendimiento criminal, concebido, proyectado y sostenido en el tiempo con un nivel de sofisticación y profesionalismo que permitió una extensión temporal prolongada”.

 

Rocca está procesado por asociación ilícita y cohecho activo, y se le trabó un embargo por $4.000 millones. En otro de los pasajes de su recurso de apelación, que difundió La Nación en su página de Internet, Stornelli y Rívolo señalan que Bonadio no especificó la cantidad de hechos que constituyen el cohecho activo, y dejan constancia de que son nueve las visitas que Roberto Baratta hizo al edificio de Techint en 2008 para recaudar coimas, según las anotaciones del chofer Oscar Centeno. El chofer de Baratta consignó en sus cuadernos que los pagos se efectuaron en la calle Della Paolera, de parte de una persona de nombre Héctor (por Héctor Zavaleta).

 

Según publicó el sitio de noticias Infobae, los fiscales remarcaron que “es dentro de este esquema donde resalta la irrupción presuntamente criminal de varios empresarios, cuyas voluntades se plegaron de manera decisiva a otros integrantes de la organización, entonces funcionarios públicos, y cuyos roles adquieren una singular trascendencia, puesto que ayudaron a estructurar un esquema de organización que excedió el mero acuerdo de voluntades entre quienes decidieron participar”.

 

La alta fuente judicial consultada por El Economista consideró muy probable que la Cámara llegue a la feria judicial sin una resolución de la apelación presentada por Stornelli y Rívolo. En lo que queda del año, los fiscales no tendrían previsto presentar nuevos recursos en este resonante caso, pudo averiguar este diario.

 

El empresario, de viaje

 

Rocca está en “viaje de negocios”, según informó Techint en un comunicado en el que dejó asentada su postura. “Los fiscales argentinos involucrados en la causa de los cuadernos han apelado el procesamiento dictado por el juez Bonadio el 27 de noviembre y pidieron que se dictara prisión preventiva para todas las personas incluidas en el auto de procesamiento, incluyendo a Paolo Rocca, presidente y director ejecutivo de Tenaris y presidente de Ternium”, especificó la empresa en el comunicado que difundió tras conocerse ayer la solicitud de prisión preventiva contra el ejecutivo.

 

“El pedido de los fiscales no constituye una orden judicial ni tiene efecto inmediato. La prisión preventiva solo puede ser dispuesta por un tribunal competente. La Cámara de Apelaciones analizará el pedido de los fiscales al pronunciarse sobre la decisión del juez Bonadio (la cual ha sido apelada por los fiscales y por las restantes personas involucradas en dicha decisión), oportunidad en la que también considerará la apelación del Sr. Rocca“, se añadió en el comunicado de la empresa.

 

El Ceo de Techint comenzó a ser investigado porque, luego de las revelaciones que se conocieron a partir de las anotaciones de Centeno en los cuadernos, Luis Betnaza, un histórico ejecutivo de la firma, reconoció ante Stornelli que pagó compensaciones a funcionarios de Cristina Kirchner para que intercedieran en el marco de la estatización de Sidor, realizada en Venezuela por el gobierno de Hugo Chávez. También admitió esos pagos Zavaleta. Ambos son arrepentidos en la causa. En una reunión de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), en agosto, Rocca afirmó: “Actuamos para defender a nuestra gente”. Ante Bonadio, cuando fue indagado, el 5 de octubre, Rocca aseguró que no estaba al tanto de los pagos admitidos por Betnaza y Zavaleta. Fue procesado por Bonadio, decisión que el empresario apeló.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *