Presupuesto: Casa Rosada apela a los gobernadores en la recta final

12 de noviembre, 2018

 

El pulso de la negociación por el Presupuesto 2019 estuvo a cargo del ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio. Con varias idas y vueltas. Más producto de los contratiempos económicos, crisis cambiaria mediante, y las nuevas urgencias del Gobierno, que por voluntad opositora de entorpecer la discusión. O de dejar al Ejecutivo sin la Ley de leyes. La decisión del presidente Mauricio Macri de terminar con el Fondo Federal Solidario, a través de un decreto de necesidad y urgencia, complicó más las cosas, más allá de la compensación (parcial) prometida a cambio. Pero no modificó sustancialmente el escenario. En Diputados, el oficialismo tuvo los números necesarios. Y en el Senado va camino a tenerlos. Cuarenta, según pudo averiguar El Economista.

 

El grueso de la negociación, Frigerio (con mayor margen de maniobra desde la reorganización del gabinete) la llevó adelante con los gobernadores como interlocutores principales. No obstante, cuando el texto llegó al Congreso no faltaron las rispideces, que muestran tanto cierto desdén de los legisladores para ser correa de transmisión de acuerdos que los exceden, como las miradas divergentes en el espacio que se ofrece como garante de la gobernabilidad: en especial, el bloque justicialista, que en el Senado está presidido por Miguel Angel Pichetto. Los desencuentros con el formoseño José Mayans, en el plenario de comisiones en el que Cambiemos logró tener dictamen de mayoría, fue una muestra de ello.

 

En la semana clave, los gobernadores vuelven a ser la llave del acuerdo. Por sobre las negociaciones estrictamente parlamentarias. No porque esté en duda su aprobación. Si no para que se dé en términos más parecidos a los que el Gobierno pretende. Sin apremios, ni números muy ajustados. Por eso la visita de Macri a Catamarca, para encontrarse con la gobernadora Lucía Corpacci y el gobernador de la provincia vecina, Gerardo Zamora. Y los contactos del fin de semana con varios otros para neutralizar a los más díscolos (el pampeano Carlos Verna y el puntano Rodríguez Saá, pero también el santafesino Miguel Lifschitz), contener a los descontentos (la fueguina Rosana Bertone, el chubutense Mariano Arcioni y el tucumano Juan Manzur) y contemplar a los más acuerdistas (el cordobés Juan Schiaretti, el salteño Juan Manuel Urtubey, pero también el entrerriano Gustavo Bordet y el el sanjuanino Sergio Uñac).

 

La visita de Macri al distrito catamarqueño de Albigasta está programada para el miércoles mismo, pocas horas antes del inicio de la votación. Y el Gobierno pretende presentarla como simbólica. Recorrerá junto a Corpacci y Zamora las obras de un dique que se inició en 2008 y debía terminarse en 2011. Según estimaciones oficiales, la construcción del embalse culminará antes de fin de año. Y esto será presentado como una muestra de respuesta de la gestión de Cambiemos de las demandas de los gobernadores y de las obras pendientes. Y será el segundo contacto del Presidente con la provincia en menos de una semana. El pasado martes había dialogado telefónicamente con una radio del departamento de El Rodeo en la que había manifestado que estaba “listo para continuar” al frente de la Casa Rosada durante un segundo mandato “si los argentinos creen que este camino del cambio vale la pena”.

 

Entre los votos que el interbloque Cambiemos suma a favor se encuentra, precisamente, el catamarqueño Dalmacio Mera. En tanto, Inés Blas estaría cerca del voto positivo. En declaraciones a medios de su provincia, Blas señaló que “se vienen gestionando algunas cuestiones específicas que seguramente en la medida en que se vayan concretando, se irá definiendo nuestra posición”. En el caso de las santiagueñas Blanca Porcel de Riccobelli y Ada Itúrrez de Cappellini mantienen sus dudas. Lo mismo Gerardo Montenegro, de un sector peronista aliado a Zamora. La ausencia o la abstención pueden ser una de las opciones, si la negociación a última hora no tuerce el rumbo. En Diputados, tres de los seis diputados del Frente Cívico votaron a favor y los tres restantes se ausentaron. El hecho de que el gobernador haya sido uno de los que lideró el reclamo por el Fondo Sojero mantiene abierta las dudas.

 

Luego de recorrer las obras del dique, el líder del PRO retornará a Olivos, desde donde seguirá el debate y posterior votación del proyecto de Presupuesto, con cuya aprobación espera dar un mensaje al Fondo Monetario Internacional respecto a que mantiene el control de la gobernabilidad ante de la cumbre del G20 y a la búsqueda del déficit cero para reducir la necesidad de financiamiento para cubrir gastos corrientes.
Política

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *