Festejaron Larreta y taxistas con el “no” a Uber

La Legislatura modificó el Código de Tránsito y aumentó penas a los choferes de pasajeros vía aplicaciones

 

En la sesión ordinaria de ayer la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó por iniciativa del Ejecutivo nueva penas y sanciones para los conductores de Uber. La nueva norma establece multas de hasta $200.000 y el retiro de la licencia de conducir.

 

Mientras en la puerta del Palacio Legislativo se desarrollaba una nutrida manifestación del sindicato de taxis a favor del aumento de las sanciones, en el recinto se aprobaba las modificaciones al Código de Tránsito con 37 votos a favor, 11 en contra y 9 abstenciones.

 

El oficialismo logró aprobar las modificaciones sumando los votos del GEN y del Bloque Peronista, vinculado al sindicato de Omar Viviani (Peones de Taxi). El bloque Evolución, referenciado en Martín Lousteau, votó negativamente junto a los bloques de izquierda y Mejor Ciudad, mientras que Unidad Ciudadana y el Partido Socialista se abstuvieron.

 

Las modificaciones fueron un guiño al sindicato liderado por Viviani, a quien Larreta lanzó una señal para aliviar tensiones en la ciudad sobre todo en la antesala de lo que será el G-20 y la recepción de líderes mundiales.

 

En su intervención, el jefe del bloque de Unidad Ciudadana, Carlos Tomada, cuestionó al gobierno porteño señalando que “si están en contra de Uber, prohíbanlo, o siéntense a una mesa con los gremios y con las empresas para regular esta actividad, garantizando la competencia leal y los derechos de los trabajadores”. Asimismo, Tomada advirtió que “las empresas como Uber crecen cuando el resto de la economía se derrumba, que es lo que está pasando en el país”.

 

Por su parte, en diálogo con El Economista, el legislador de la UCR porteña, Marcelo Guouman sostuvo: “Hay más de un millón de pasajero, y 50.000 choferes que desarrollan esta actividad en el área metropolitana. Estamos ante una situación compleja, donde la Legislatura y el Estado tiene que actuar de un modo responsable tratando de construir la mejor regulación posible”. Guouman presentó semanas atrás un proyecto para regular el servicio de transporte de pasajeros privado por medio de aplicaciones.

 

Desde el oficialismo, la autora del proyecto, la legisladora Cristina García, aseguró que la intención de las modificaciones es “facilitar los controles, agravar algunas penas y esto va a hacer que haya más seguridad vial; se podrá retener la licencia de conducir cuando el chofer traslade pasajeros sin la habilitación correspondiente, si transporta algo para lo que no fue habilitado o si excede la velocidad”. En la misma línea, la presidenta de la Comisión de Tránsito y Transporte agregó: “queremos ser ejemplares con este tipo de sanciones ya que lo que queremos es evitar que ocurran estas situaciones”.

 

También se establecieron sanciones para colectivos que trasladen manifestantes. Las modificaciones establecen que cuando un conductor no tuviera habilitación para el transporte que está realizando, se revoque la habilitación para funcionar como bus escolar y se inhabilitará al conductor por un plazo de hasta cinco años.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *