El uso de la capacidad instalada industrial bajó a 61,1% en septiembre

14 de noviembre, 2018

Se adelanta el MNI de $12.000 para la textil

 

El Indec difundió ayer el indicador de uso de capacidad instalada en la industria con datos de septiembre y reveló datos que confirman el momento difícil que atraviesa el sector que, por cierto, no está entre los predilectos del Gobierno. La publicación del organismo estadístico mide la performance de corto plazo del sector manufacturero y los niveles de demanda que está afrontando, al estimar a qué porcentaje de su capacidad potencial se encuentra operando cada mes, relevando una muestra representativa de 600-700 empresas.

 

El indicador arrojó un uso de la capacidad instalada para septiembre del 61,1%, lo que representa una caída de 5,2 puntos porcentuales respecto a la marca del año pasado (-7,8%), además de un retroceso leve respecto al mes previo dado que en agosto había alcanzado 63%. Se trata de un registro preocupante: es el más bajo del año, incluso por debajo de la marca de enero (61,6%), un mes estacionalmente flojo en volumen de producción.

 

Las conclusiones están en sintonía con las obtenidas por otros indicadores sectoriales, como el Indice de Producción Industrial (IPI) de la consultora de Orlando Ferreres, que había reportado una caída interanual del 8,1% en la producción industrial de septiembre.

 

 

Tras atravesar la recesión de 2016, el indicador industrial del Indec reflejó la recuperación económica subsiguiente, alcanzando en noviembre del año pasado un máximo local (69,2%) y manteniendo registros positivos durante los primeros meses del año. Pero la crisis cambiaria y la recesión que sobrevino a los movimientos bruscos del dólar y la suba de las tasas de interés han hecho mella y desde mayo, viene arrojando variaciones interanuales negativas.

 

Al analizar el comportamiento de los distintos bloques, se observa un cuadro casi unánimemente negativo, aunque el impacto es heterogéneo por sector. De los doce complejos industriales considerados, sólo el sector de industrias metálicas básicas mostró un mayor uso de su capacidad que en septiembre del año pasado, a partir de una mayor producción de acero crudo y aluminio, vinculada a la exportación. El complejo metalúrgico alcanza 84,3% de utilización de su potencial, el mejor registro entre los sectores relevados.

 

Los otros once complejos exhiben hoy más capacidad ociosa que hace un año. La peor parte se la llevan dos sectores vinculados al consumo interno: el textil (pierde 19,2 puntos de uso de capacidad y se ubica en 49,1%, el registro más bajo desde diciembre de 2016) y edición e impresión (pierde 12,3 puntos y se ubica en 50,7%, es decir con la mitad de su capacidad ociosa).

 

 

Capítulo aparte para la industria automotriz, también afectada por las menores ventas locales y una demanda brasileña que ayuda, pero no termina de traccionar: no sólo pierde 12 puntos de utilización, sino que constituye el rubro con el registro más bajo (44,8%), lo que explica los parates y suspensiones que informan casi a diario las distintas terminales. “La menor producción de vehículos automotores se origina en la caída de las ventas al mercado interno”, reconoce la publicación del organismo a cargo de Jorge Todesca. Datos extraoficiales para el primer tramo de noviembre muestran que el sector no habría tocado piso, reportando una caída brusca del 45% interanual en los patentamientos de autos, lo que genera alarma por la situación laboral en fábricas y concesionarias.

 

La industria tabacalera (-10,8 puntos), refinación de petróleo (-10 puntos), metalmecánica (-8,7) y caucho y plástico (-4,5) son otras de las que experimentan variaciones negativas sensibles.

 

Visiblemente afectadas por la crisis en los rubros más dependientes de la demanda interna y con problemas para refinanciar sus pasivos en un contexto de tasas de interés muy elevadas, las firmas del sector industrial enfrentan una coyuntura muy delicada. La pregunta es si septiembre representa un piso y si la tímida pax cambiaria y baja de tasas de las últimas semanas comienzan a darle oxígeno.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *