El salario real se hundió 15% en octubre

El IET midió una inflación del 6,1% el mes pasado mientras que el consumo caería 6% en el 4º T, según Kantar

¿Cuáles fueron las regiones más golpeadas por las caída del salario real?

 

Por Juan Strasnoy Peyre

 

Los precios vuelan, el salario se esfuma y el consumo cae. Como fichas de dominó. Así lo confirman las mediciones privadas. El Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET) publicó ayer su índice de inflación de los asalariados registrados de octubre, con una marca del 6,1%, en línea con lo estimado por otras consultoras. El IET calculó que los precios se dispararon 47,2% en los últimos doce meses y que el poder adquisitivo de los salarios del sector formal se hundió 15% durante el mismo período. No es casualidad que el consumo masivo cayera 2% en el tercer trimestre y se encamine a un derrumbe del 6% en el cuarto, como advirtió ayer Kantar Worldpanel.

 

Precios

 

El 6,1% de octubre plantea que la inflación de los trabajadores medida por el IET se mantuvo por segundo mes consecutivo por encima del 6% (en septiembre había dado 6,7%) y que el bimestre septiembre-octubre acumuló un alza de precios del 13,2%, “cifra que es mayor a la inflación acumulada en los últimos cuatro años en países como Chile o Perú”. El dato mensual es similar a las mediciones de otras consultoras: Orlando Ferreres y el Centro de Estudios Scalabrini Ortiz dieron 5,5%, Elypsis 6%, Ecolatina 5,7%, Eco Go 5,8% y el IPC Online de Bahía Blanca 5,35%.

 

En lo que va de 2018, la inflación de los trabajadores ya acumuló un alza del 40,9%, cuando quedan dos meses para que termine el año. Para noviembre y diciembre, tanto los analistas como el Gobierno prevén un IPC en torno al 3% mensual, que le pondrían un piso de 48% a la marca anual. Mientras tanto la evolución interanual que informó el IET (47,2%) ya se convirtió en la más alta desde 1991.

 

Según el centro de estudios impulsado por la UMET y un conjunto de gremios, el capítulo Vivienda fue el que más aumentó en octubre (11,3%), impulsado por las subas del 48% en gas y del 6% en alquileres. Transporte y comunicaciones subió 8% a causa de los incrementos en las naftas, en las tarifas de transporte público (en AMBA) y en los autos 0 km. Salud subió 5,3% por el alza de las prepagas (8%) y Alimentos y bebidas mantuvo una alta tasa mensual (5,2%) por el pass-through que aún estaba pendiente.

 

 

Salarios

 

Con un primer tramo de las paritarias que se firmaron en torno al 15% -la pauta original planteada por el entonces Ministerio de Trabajo- y revisiones que fueron corriendo siempre por detrás de los precios, el deterioro del poder adquisitivo acumula ya varios meses. Sin embargo, el desplome interanual del salario real registrado del 15% medido por el IET, es la mayor caída de los ingresos laborales desde la crisis de 2002. Contra noviembre de 2015, antes de que Mauricio Macri asumiera la Presidencia, el retroceso es del 18% (ver gráfico).

 

En los primeros diez meses de 2018, el poder adquisitivo cayó promedio 5,6% contra el mismo período de 2017. “Dado que en los próximos meses registremos caídas interanuales superiores al 10%, es probable que el año cierre con una caída promedio del 6/7%, lo que sería la más fuerte desde 2002 (superando a 2014 y 2016)”, proyectó el informe. Así, la suba de la pobreza por encima del 30% en la segunda mitad del año es una posibilidad más que concreta para el grueso de los analistas.

 

Todavía falta saber como se definirá el esquema de pago del bono de fin de año (y quienes realmente lo cobrarán) que negocian el Gobierno, la CGT y las cámaras empresarias para saber cómo impactará. Lo que es seguro es que no saldará el retroceso acumulado.

 

Consumo

 

En ese marco, el consumo masivo se encuentra en un profundo declive. Ayer Kantar Worldpanel informó que en el tercer trimestre cayó 2% interanual y tuvo su primer registro negativo de 2018. “Es el primer trimestre completo postdevaluación con aceleración de inflación donde visualizamos de forma más clara la reacción de los hogares argentinos”, sostuvo Federico Filipponi, director comercial de la consultora y agregó: “Cada nivel socioeconómico reacciona distinto. Por ejemplo, el bajo superior marcó el pulso este último trimestre al caer 6%”. El informe destacó que se acelera la caída de las primeras marcas en todos los sectores de la canasta.

 

 

La caída del consumo, uno de los principales motores de la economía, preocupa particularmente en momentos de profundización de la recesión. Y las perspectivas para el cierre del año son negativas. Kantar estimó una caída del 6% interanual en el 4º T, que coronaría un año con un retroceso del 1,8%. Para peor, en 2019 la caída sería del 2,1%.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *