El billete sigue en baja y en el mercado apuestan cuando perforará la banda

El dólar sigue en caída y las apuestas ya no son si quebrará la banda inferior sino cuándo

 

Por Leandro Gabin 

 

El dólar sigue en caída y las apuestas ya no son si quebrará la banda inferior, sino cuando. Ayer cerró en $ 35,67 y la barrera sería los $ 35, algo que podría suceder en cualquier momento. ¿La semana que viene? En el BCRA y en el mercado creen inevitable esta situación.

 

Guido Sandleris dijo que intervendrá para frenar la baja del billete pero no se sabe cuanto comprará ni cuando. Es que no tiene necesidades de recomponer las reservas, que después de los US$ 5.700 millones que llegaron del FMI están en torno a los US$ 54.000 millones. Además, el acuerdo con el organismo deja en claro que el Central tiene la “opción” pero no la obligación de comprar dólares. Y el monto máximo diario sería US$ 150 millones pero esos pesos que llegará a inyectar no se pueden “esterilizar”. O sea, serían tomados como demanda genuina de pesos. Muy pronto se pondrá a prueba la muñeca del BCRA en el mercado cambiario ahora, para alivio del Gobierno, en una situación más ventajosa.

 

No hay nubarrones con el dólar. La compra se siguió derrumbando en octubre tanto por el lado de los importadores como el atesoramiento. Además, hay algún ingreso marginal de dólares para apostar por los bonos en pesos que pagan altísimas ganancias como los que ajustan por CER, Badlar o las Letras Capitalizables. En el mundo de la deuda argentina, esas emisiones son las que están de moda.

 

El peso argentino, de hecho, es ahora una apuesta válida para Wall Street. El economista argentino Daniel Chodos, jefe de estrategia de Credit Suisse, recordó en un paper de esta semana que en las últimas cuatro semanas, Argentina, Brasil y Turquía (el batallón de los más golpeados) mostraron fortalezas en sus monedas a pesar de que el contexto global no fue para nada positivo.

 

“Nos ha sorprendido ver las monedas de Brasil, Argentina y Turquía en octubre frente a la incertidumbre sobre la trayectoria política de estos países y la feroz volatilidad en los mercados. Su resistencia es un testimonio del poder que tienen para apoyar las moneda y generar cambios de política constructiva”, enfatizó un informe de Credit Suisse.

 

La entidad suiza dice que si bien en términos de valuaciones deberían ser más optimistas con la lira turca entre las tres monedas que remarcan, acotan que desde una perspectiva a corto plazo, “estamos más cómodos con el peso argentino, ya que pensamos que los líderes políticos en Argentina están más comprometidos que sus colegas en Turquía con las políticas que son a la vez el respaldo de la moneda”.

 

Una característica importante que distingue a la Argentina de los otros dos países es que tiene un paquete con el FMI que asegura las mismas políticas (de reducción de déficit y control de la cantidad de dinero) para los próximos meses, lo que disminuiría la incertidumbre política a corto plazo. Además, el flujo de financiamiento del FMI reduce drásticamente la incertidumbre de financiamiento a corto plazo. “Creemos que el ajuste en curso en las cuentas externas del país y los flujos balanceados en el mercado cambiario continuarán apoyando el peso”, resaltó Chodos.

 

 

Hacia adelante tampoco debería haber cambios. Siquiera por el próximo test de magnitud del desarme de las Lebac (para mediados de mes) cuando hay un vencimiento en torno a $ 150.000 millones. Como pasó el mes pasado, esos pesos que se liberaron fueron a activos en pesos del Tesoro. No hay riesgo por ese lado. De cualquier forma, este será el último vencimiento relevante de estos instrumentos del BCRA, dejando un remanente muy limitado para diciembre si se toman en cuenta los números estimados durante la presentación del Programa Monetario a principios de octubre.

 

Quizás, creen en el mercado, haya una baja mayor de tasas. Si bien el jueves la Leliq quedó en 68,80% y repuntó un poco contra el miércoles, el plan de aspirar pesos se está cumpliendo de sobra. Reconquista 266 informó que en octubre cumplió con su objetivo de retirar pesos de la economía: con un promedio mensual de $ 1.252 mil millones, la base monetaria se ubicó 1,5% ($ 18,7 mil millones) por debajo de la meta de $ 1.271 mil millones). El esquema está funcionando y si el Central no tiene muchos obstáculos para seguir reduciendo la base monetaria, podría ir testeando una mayor reducción del costo del dinero.

 

Parte de esa tranquilidad transmitió el equipo económico que estuvo reunido con inversores en Nueva York. Cada cual fue con su libreto: Nicolás Dujovne resaltó el fuerte compromiso fiscal (y mostró las proyecciones oficiales en donde se habla de un sobrecumplimiento para este año); mientras que Sandleris y su vice segunda Verónica Rappoport explicaron el nuevo plan monetario y hablaron de lo que esperan hacia adelante en términos de una baja de la inflación a partir de este mes y la pasividad del dólar. “Fueron muy buenas reuniones, las presentaciones de ambos fueron muy realistas. Si cumplen lo que prometen estarán por el buen camino”, reseñó un participante de esas reuniones.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *