¿Dónde invertir en bonos y acciones, según Grupo SBS?

“El correr de los meses va dejando cada vez más claro que Argentina está en un punto de inflexión”, dice en un reporte

 

“El correr de los meses va dejando cada vez más claro que Argentina está en un punto de inflexión, recorriendo el costoso camino de la estabilización que le toca encarar pero al mismo tiempo con la amenaza latente de un retorno al populismo. Forzado por la realidad, el Gobierno está acelerando la corrección de los principales desbalances macroeconómicos, apoyado sobre un enorme respaldo internacional que le otorga algo más de tiempo para hacer los cambios necesarios de la forma menos abrupta posible”, reza el último informe mensual de Grupo SBS, la compañía de Marcelo Menéndez que hasta hace poco contaba como director al ahora vicepresidente del BCRA, Gustavo Cañonero.

 

SBS señala que pese a que comienzan a verse incipientes señales de estabilidad, también salen a la luz los altos costos reales del camino elegido y esto debilita aún más el apoyo del Gobierno. “Aunque el reloj juega a favor de Cambiemos y la oposición sigue sin aprovechar un escenario ideal para posicionarse, la confianza en el Gobierno no se recupera y entendemos que esto amerita mantener la cautela”, recuerda la financiera a sus clientes.

 

El nuevo acuerdo con el FMI mejora sensiblemente las perspectivas para la deuda en moneda dura, protegiendo enormemente a Argentina de la volatilidad global y creando una muy holgada capacidad de pago siempre que el Gobierno logre mantenerse dentro del programa acordado.

 

Para posiciones en bonos en moneda dura, SBS apuesta a su fondo FT SBS ARG Fixed Income en dólares que “sobresale como vehículo con duration media para realizar apuestas direccionales al tramo largo y complementar con una cartera corta/media que agregue carry y reduzca riesgo tasa”.

 

Por el lado de las inversiones en pesos, el escenario base que manejan es consistente con apuestas en favor de la protección inflacionaria. En esta línea, sugieren posiciones en el tramo corto de la curva CER (como el AF19 y A2M2) ante un escenario de inflación que le otorga una significativa ventaja respecto de los instrumentos de tasa fija.

 

Por su lado, los bonos flotantes Badlar (AM20 entre los soberanos y BDC24 entre provinciales) también sobresalen como un instrumento atractivo siempre que el tipo de cambio no alcance el equilibrio “bueno” de la banda inferior.

 

“Finalmente, las acciones tuvieron otro mes para el olvido, luego de que al contexto recesivo local se sumara un fuerte retroceso en los mercados globales que provocó una caída sostenida a lo largo de todo el período”, alerta SBS.

 

En este contexto, no hubo eventos que obligaran a recalibrar los modelos de valuación por lo que las apuestas siguen apuntando a ingresos dolarizados y bajos niveles de endeudamiento: Aluar, Ternium, Central Puerto y TGS siguen cumpliendo (en parte en algunos casos) con estas condiciones y mantienen fundamentals de negocio sólidos, según la compañía de Menéndez.

 

Por el lado de los bancos, siguen viendo un panorama poco alentador para el sector. “Aunque las últimas líneas no se verán muy impactadas en los próximos trimestres gracias a resultados financieros en un marco de depreciación y tasas elevadas, el deterioro en las carteras de crédito y la fuerte y sostenida caída en los préstamos señalan problemas hacia adelante”, reconocen. Asimismo, los cuatro grandes bancos argentinos siguen cotizando a premio de sus comparables regionales, algo que en el contexto actual no se vería justificado.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *