Volvió el superávit comercial con Brasil

Si bien la cifra es testimonial (apenas US$ 6 M), es una señal de que el ajuste externo está comenzado y es importante

 

Los nuevos datos publicados por el Ministerio de Industria de Brasil, difundidos ayer y correspondientes a septiembre, indican la vuelta al superávit comercial con Brasil. Bienvenido, te extrañamos.

 

Al comparar exportaciones e importaciones se registra un saldo positivo para la Argentina (de US$ 6 millones), algo que no se observaba desde enero de 2015. Aun así, en el acumulado anual el rojo se ubica en US$ 4.252 millones, lo que implica una reducción del 27,8% respecto a igual período de 2017, pero un número considerable todavía.

 

Típico de un proceso de ajuste externo, la reversión del saldo se explica principalmente por la fuerte caída de las importaciones desde Brasil (-35,2% interanual), retracción que se venía observando en los meses anteriores, pero con magnitudes inferiores.

 

De esta manera, en el acumulado del año hay un retroceso del 3,1% interanual en las compras a Brasil (US$ 12.465 millones en lo que va del año, según datos de IBGE).

 

Dada la composición del comercio bilateral, es lógico que el decrecimiento venga a cuenta de automóviles y autopiezas, vehículos de carga y tractores, mercados en franca retracción en el plano doméstico. Otros productos que explican la caída incluyen máquinas de explanación, laminados planos, maquinaria para uso agrícola, semi manufacturados de hierro y acero, óxidos/hidróxidos de aluminio, motores para vehículos y partes, colectivos, chasis con motor, calzados, polímeros plásticos, neumáticos, aparatos para interrupción de energía, bombas y compresoras.

 

Por su parte, las exportaciones mostraron una dinámica más modesta: avanzaron 13,1% interanual en septiembre, por debajo de los primeros registros del año. En rigor, en 2018 avanzan 17,6% interanual. “Si bien habrá que esperar a los números “finos”, esto puede deberse en parte al incentivo a pausar exportaciones en el complejo triguero frente a la expectativa de devaluación”, dijeron desde Abeceb.

 

En dólares, las exportaciones fueron US$ 933 millones en septiembre y US$ 8.213 millones en el acumulado. “Hay que tener en cuenta que la canasta exportadora a Brasil es más MOI-intensiva (principalmente por el comercio automotriz) y, por ende, menos expuesta al fenómeno sequía. El trigo (principal cultivo de exportación al país vecino) también logro salir ‘ileso’ de la situación climática en la zona núcleo. El dinamismo de las exportaciones viene de la mano de las mayores ventas a Brasil de vehículos de carga, trigo en grano, automóviles de pasajeros, aceite de soja en bruto, aluminio en bruto, maíz en grano, malta no torrada y aceleraciones catalíticos”, dijeron en Abeceb.

 

“Hacia adelante, en un contexto de retracción de la actividad en el país, una marcada alteración de la paridad cambiaria y buenas perspectivas para los principales rubros de exportación bilateral generan espacio para que el déficit bilateral se recorte a la mitad respecto de los US$ 8.000 millones del año pasado”, concluyeron. “El rojo bilateral con el país vecino se ubicaría en torno a US$ 4.500 millones, mostrando una significativa mejora en comparación al déficit incurrido en 2017 (US$ 8.200 millones)”, coincidieron en Ecolatina.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *