Peña, con nuevo juego, reaparece en Diputados

Desplazado como principal vocero del oficialismo, será el armador político y electoral para 2019

Peña dijo que la "estabilidad macroeconómica" es una de sus metas de gestión

 

La reformulación del Gabinete, semanas atrás, impuso una primera lectura: el debilitamiento de Marco Peña. Sin embargo, transcurrido varios días, no han sido pocas las señales que demuestran que el jefe de Gabinete continúa siendo el hombre más influyente en el entorno presidencial. El viernes de la semana pasada reapareció en la cumbre de Cambiemos realizada en Parque Norte, a la que no asistió Mauricio Macri, ni ninguno de los otros dos socios fundadores del espacio, Elisa Carrió y Ernesto Sanz. Tampoco estuvo presente en el cónclave parte del ala “política” de la Gobierno. Por caso, el titular de la Cámara Baja de la Nación, Emilio Monzó.

 

“Tenemos una sociedad dañada, herida, con dudas sobre sí misma y sus liderazgos; somos la única alternativa para lograrlo, y necesitamos de cada uno de nosotros”, soltó Peña ante al auditorio cambiemita, donde lo que predominó fue el levantamiento de la autoestima en el medio de la crisis y una exhortación a “no bajar los brazos”. Luego de que Andrés Ibarra quedara a cargo de la vicejefatura de Gabinete, Peña se recluirá en el rol que mejor le calza: el de armador político y electoral de cara al 2019.

 

Pero mucho antes, Peña deberá reaparecer públicamente el próximo miércoles en el Congreso, para brindar el informe de gestión. El pasado 5 de septiembre su comparecencia ante el parlamento había sido suspendida, en medio de las reformulaciones de los ministerios. El jefe de Gabinete de Macri será receptor de las preguntas de la oposición donde se colocarán temas centrales de la agenda como el presupuesto y la segunda fase del acuerdo con el FMI.

 

Otro tema candente que el jefe de Gabinete deberá explicar, será la política que aplicarán las autoridades del BCRA, luego de los anuncios de su flamante presidente Guido Sandleris, acerca de la estrategia de bandas (tipo de cambio) y el congelamiento de agregados monetarios.

 

Pero más allá de los cruces parlamentarios, según pudo reconstruir El Economista Peña se dedicará esencialmente al diseño electoral. En sus manos, se concentrará buena parte del poder de decisión respecto de las candidaturas, el armado de las listas, el calendario electoral (potestad en la mayoría de los casos de la provincias) y la estrategia de comunicación, para lo que contará con el inestimable asesoramiento de Jaime Durán Barba.

 

En el oficialismo manejan algunas certezas: buscarán la reelección de las dos provincias más importantes de Cambiemos, la provincia de Buenos Aires con María Eugenia Vidal y la Ciudad, con Horacio Rodríguez Larreta, aunque se abre un interrogante acerca de la UCR porteña y la figura de Martín Lousteau, que viene solicitando competencia interna desde hace tiempo.

 

Por otro lado, Jujuy, gobernada por Gerardo Morales, no presenta mayores interrogantes. Distinto es el caso de Mendoza, donde la constitución impide la reelección por lo que habrá Cornejo deberá migrar y aparecerá un nuevo nombre. Gustavo Valdés, gobernador de Corrientes, fue electo el año pasado, y la provincia mesopotámica no tendrá elecciones el año próximo.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *