“La recesión será más profunda y también puede ser más larga”

El Economista dialogó con Pablo Goldin (Macroview)

 

Entrevista a Pablo Goldin Macroview Por Alejandro Radonjic

 

En diálogo con El Economista, Pablo Goldin, hombre de Macroview, junto a Carlos Melconian y Rodolfo Santángelo, analiza los primeros pasos del plan 0%, así como los dilemas y tensiones que se abren.

 

Cuando se conoció el plan 0% del BCRA, la semana pasada, se escuchaba que sería un torniquete monetario con consecuencias negativas sobre la actividad. Sin embargo, en los últimos días surgieron dudas sobre la sustentabilidad y una “bola de Leliq”. ¿Preocupa esto último?

No hay que analizar la consistencia o integralidad del plan porque es un plan de emergencia para llegar hasta finales de 2019 razonablemente. La idea es esa. Balizar la pista de aterrizaje para que baje el avión. Tiene beneficios y costos.

 

Pero, ¿hay riesgos cuasi fiscales de una “bola de Leliq”?

Están todos mirando eso y es una cuestión ciertamente relevante, pero no es un tema de hoy o el mes que viene. Lo que debemos mirar con estas altas tasas, más que el balance del BCRA, el día a día de las empresas y la gente. Ese es un tema de hoy. El tema de las Leliq, que se parecen a las Cuenta de Regulación Monetaria de comienzos de los ‘80, es un tema relevante, pero es un partido que debe jugarse y no todavía no está perdido.

 

Hablemos del impacto en la economía real. Allí, imagino, preocupan dos cuestiones. Por un lado, la viabilidad del plan 0% y, por otro lado, la meta de déficit 0% por un potencial impacto sobre la recaudación…

Obviamente, el torniquete monetario te seca la economía y, además, teniendo en cuenta que no es una economía muy líquida. Hoy, los indicadores de plata en la calle, en términos reales, están $200.000 millones abajo que a fines de 2015 o comienzos de 2016. Es decir, congelás la foto monetaria en un nivel bajo y eso es un problema. Además, el sistema bancario tenía 17% de encajes y hoy ya estás en 44%. La capacidad prestable del sistema financiero se redujo. Pasamos del boom de los créditos, las UVA y las publicidades en radio a que los bancos pidan a sus clientes que paguen intereses y adelanten la devolución de los préstamos. Es un sistema histéricamente inverso y eso se va a notar, y mucho, en la actividad. A mi me preocupa la profundidad de la recesión pero, sobre todo, su duración. Estamos acostumbrados a caídas fuertes en el PIB mientras sean cortas, es decir, 9-12 meses y haya alguna luz hacia el final del túnel. Pero si vamos hacia una recesión más larga, todo se complica más.

 

¿Cree que puede ser mayor que el -2,5% que dijo el último REM?

El año calendario es anecdótico. Si tomamos el inicio de la recesión en marzo-abril pasado y lo comparamos con el nivel de abril-mayo de 2019, vamos a estar 4% o 5% abajo. Es una recesión fuerte. La última vez que pasó fue en 2009, cuando se cayó el mundo. Y, como decía, puede durar más. Esperemos que no. La cosecha del 2019 puede ayudar, pero difícilmente sola te saque adelante.

 

Además, con torniquete monetario…

Lo único que puede lubricar, y evitar esto, es que el dólar, a fuerza de tasa y recesión, se vaya hasta el piso de la banda móvil. Allí, el BCRA comprará dólares, algo que el FMI aprobaría porque ayudaría a sumar reservas e inyectará pesos. Eso ayudaría a bajar la tasa y atenuar la recesión.

 

¿Y lo ve posible? Me refiero a la baja del dólar…

No lo sé. Digo que es la única posibilidad de que la situación monetaria sea más lubricada. Un momento puede ser cuando el superávit comercial sea lo suficientemente importante y la dolarización de portafolios cede como para que empiecen a sobrar dólares en el mercado. Como pasó con Néstor Kirchner en sus primeros años, cuando el BCRA se compraba todos esos dólares comerciales. Hay que encontrar un equilibrio monetario entre que haya una cantidad de dinero justa como para que no haya corrida hacia el dólar, pero no tan baja para que tampoco te pegue en la actividad. Porque allí también se puede complicar la cuestión del déficit fiscal 0% por una menor recaudación.

 

Por último, la inflación. Hay dos campanas. La primera dice que por la emisión 0%, y la recesión, va a tender a bajar y, la segunda, que va a tender a acompañar las tasas. ¿Qué opina usted?

Si la regla monetaria es 0%, o un poquito más porque tiene sus truquitos, pero la inflación se te estaciona en 30-40% como hoy, vamos hacia un desplome fuerte de la actividad. El programa requiere que la inflación baje y cuanto más tarde, más dura será la recesión. Todavía no sabemos y van poco días del nuevo programa.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *