Fin de año caliente: privados estiman 12% de inflación en el 4º T

Tras el salto de 6-7% de septiembre, octubre tendrá un piso de 4% y 2018 superará el 45%

Fin de año caliente: privados estiman 12% de inflación en el 4º T

 

Por Juan Strasnoy Peyre

 

El siempre caliente fin de año no tendrá en 2018 su excepción. Además de ser los meses más duros de la recesión, la inflación tocará su pico anual impulsada por la devaluación y los ajustes tarifarios, y desmoronará el poder adquisitivo de los salarios y las prestaciones sociales. Según las proyecciones de las consultoras especializadas, el cuarto trimestre acumulará un alza de precios cercana al 12% y terminará de coronar el mayor IPC anual desde 1991. La conflictividad social promete seguir creciendo.

 

La inflación de septiembre (que el Indec publicará el próximo miércoles) se disparará a entre 6% y 7% y será las más alta desde abril de 2002, cuando alcanzó 10,4%. Los números de septiembre también reflejarán el traslado al precio de los alimentos de la escalada del dólar de agosto con subas que rondarán el 7%, tal como señalan el grueso de las estimaciones privadas. Uno de los rubros más sensibles por su peso en las canastas de consumo de los sectores más empobrecidos. Y los analistas advierten que el último trimestre no dará tregua a los castigados bolsillos.

 

Para octubre, el piso es 4%. En eso coinciden los analistas consultados por El Economista, que proyectan que el 4º T acumulará una inflación de alrededor del 12% y estirará la marca anual a, por lo menos, el 45%.

 

Camilo Tiscornia (C&T Asesores) dijo que “hasta ahora tenemos un piso de 4% para octubre. Y después va a estar muy condicionado a que se pueda estabilizar el tipo de cambio: si se estabiliza, en noviembre y diciembre puede bajar al rango del 2-3%”. ¿Es probable esa estabilidad? “Todo lo que está pasando es muy inestable, sobre todo pensando que la semana que viene es el vencimiento de Lebac, que es el evento clave. Si se sortea bien, las posibilidades de que el dólar se estabilice son mucho más altas (aunque mantenga cierta volatilidad). Eso, junto al freno del gasto por las tasas de interés tan altas, tendría que ayudar a bajar la inflación a fin de año”.

 

 

Fin de año caliente: privados estiman 12% de inflación en el 4º T

 

“En base al arrastre de septiembre y los aumentos ya anunciados de los precios regulados, estimamos 4,5% de inflación para octubre. A partir de eso, y teniendo do en cuenta que la dinámica de la núcleo viene siendo muy elevada (que permite suponer guarismos elevados también para noviembre y diciembre), estimamos un piso de inflación anual a diciembre de 45%”, consideró Juan Manuel Telechea (ITE).

 

Por su parte, Guido Lorenzo (ACM) sostuvo que “septiembre y octubre serán los más duros del año, entre ambos aportarán unos 12 puntos a la inflación de 2018 que terminará entre 46% y 49%. Los anuncios muy duros de crecimiento de base monetaria cero no parecen haber afectado a las expectativas y, por lo tanto, parece que la inercia va a persistir, en buena parte por el intento de recuperar poder de compra de los salarios. Por otro lado, el aumento de tarifas va a seguir impactando en los precios”.

 

En el Gobierno, esperan que a la larga la política de emisión cero y el desplome del consumo, por la pérdida de poder adquisitivo y la suba de tasas, terminen por desacelerar la escalada de precios. En definitiva, que la recesión ayude a calmar la inflación. Así, los funcionarios anhelan un guiño en los indicadores de noviembre y diciembre, que opere como señal hacia delante.

 

La mirada de los economistas sobre la evolución de los precios en 2019 es divergente, aunque recalcan que aún es muy pronto para dar números precisos. Telechea remarcó que este año dejará “un arrastre de 21 puntos de inflación para el promedio de 2019”. Un dato que permite pensar en que no será sencilla una desaceleración y, sobre todo, que seguirá padeciendo el salario real al menos durante la primera parte del próximo año. Lorenzo, por su parte, dijo que esperan “un piso de 30% para 2019, una reducción de 15-20 puntos respecto al año anterior pero elevado de todos modos”.

 

En tanto que Tiscornia planteó que “eso es difícil de prever, pensando que tenemos las elecciones que siempre condicionan el tipo de cambio. Pero si la situación se estabiliza y persiste el año que viene, vamos a tener una inflación bastante menor, en torno al 25%. Si el BCRA cumple con su programa monetario y el Gobierno cumple con el déficit 0%”.

 

Caliente

 

Ante meses que serán muy duros, el Ejecutivo anunció en septiembre una leve ampliación del programa Precios Cuidados (al que los analistas no le auguran mucha eficacia en este contexto) y un adicional de $2.700 para beneficiarios de la AUH dividido en dos pagos (septiembre y diciembre).

 

Sin embargo, con una inflación que seguirá en niveles muy elevados en el 4º T, el deterioro social seguirá agudizándose. Según las estimaciones del IET, el salario real caerá 12% interanual en diciembre y retrocederá a su peor nivel desde 2008. Ecolatina proyectó un desplome del 11%. Además, las jubilaciones, que en 2018 acumularán una suba nominal del 28,5%, perderán el 11,4% de su poder adquisitivo (ante un IPC del 45%). Una caída equivalente tendrán las prestaciones sociales que se ajustan por la misma fórmula de movilidad. Esos datos, sumados al creciente desempleo, anticipan un fuerte aumento de la pobreza, que superaría el 30% en el segundo semestre.

 

Un panorama denso para un fin de año que promete ser caliente. Mientras la CGT ya discute el quinto paro general de la era Cambiemos (que podría llegar a mediados de noviembre), sindicatos opositores y movimientos sociales convocan a movilizarse el 24 de octubre al Congreso contra el Presupuesto, que podría votarse ese día en Diputados. Todavía lejos de diciembre, la calle empieza a crujir.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *