En la CGT crece la pelea por la conducción

Tras la renuncia de Schmid al triunvirato, los gremios duros piden un congreso confederal y los moderados, calmar las aguas

 

La renuncia que se anunció el domingo por la tarde, se formalizó ayer. “Indeclinable”, como dice el texto de desvinculación. El secretario general del gremio de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid, dejó la conducción de la CGT y al triunvirato sin uno de sus miembros. La decisión mostró la debilidad del secretariado general, sin liderazgo claro y contundente, y la incertidumbre que reina en el histórico edificio de la calle Azopardo. Mientras se esperan nuevas salidas del consejo directivo de la central por parte de sectores descontentos, díscolos, disconformes con el peso de los “negociadores” en las resoluciones.

 

En este contexto, no son pocos los dirigentes que ya piden que se convoque un congreso confederal. Entre ellos, el moyanismo, que pareció recobrar fuerzas luego de la renuncia de Schmid. En una semana, por cierto, en la que se especulaba en que la Justicia podía traerle malas noticias. Schmid fue un histórico aliado de Hugo Moyano. De hecho, llegó a integrar el triunvirato como representante de su sector. Pero desde fines del año pasado la relación se enfrió. Cerca del dirigente de Dragado y Balizamiento sostienen que su paso al costado no significa un regreso a las filas del moyanismo necesariamente, sin aclarar todavía cuáles serán sus próximos pasos.

 

El mismo Schmid había solicitado a sus pares que se concretara la postergada convocatoria al Confederal. “El 25 de septiembre va a marcar todo el cierre de un ciclo y hay que marchar al Comité Central Confederal para dar cuenta de la nueva etapa”, había dicho antes del paro general en una entrevista con Radio Gráfica. “Acá no hay que elegir a alguien a favor de Moyano y en contra de los gordos, no a favor de los independientes ni en contra de los gordos. Tenemos que elegir una conducción que esté a favor de los trabajadores. Si no se entiende eso, de nada va a servir que elijamos un solo secretario general”, había señalado entonces, casi premonitoriamente.

 

“No se encontraba cómodo. Porque no es una situación muy cómoda estar en la CGT no pudiendo ejercer plenamente las decisiones que están reclamando desde abajo. Sentía incomodidad de estar ahí y por eso se ha retirado”, interpretó ayer Moyano, que lo conoce bien e intenta sacar provecho para desplazar al sector de Héctor Daer de la conducción. “Se envalentonaron con el paro y creyeron que había sido convocado por ellos. Pero era la necesidad que tenía la gente de mostrar su descontento con el Gobierno, por eso paró todo el mundo”, agregó el dirigente camionero. Desde los “gordos” predominó el silencio. Daer reaparecerá hoy en una entrevista abierta con Francisco Cafiero, nieto del histórico dirigente del peronismo, Antonio Cafiero, en la sede del centro cultural Caras y Caretas perteneciente al gremio de los trabajadores de edificio encabezado por Víctor Santamaría. Su sector pretendía prolongar la vigencia del triunvirato hasta 2019. La decisión de Schmid acota esos planes. También la posible salida de otros gremios del consejo directivo.

 

Ayer trascendió que tanto el secretario general del sindicato de trabajadores de peajes, Sergio Sánchez, que responde a Facundo Moyano, y el de Aeronavegantes, Juan Pablo Brey, serían los primeros en dar el portazo luego de la renuncia de Schmid. A ellos podrían sumarse Omar Plaini (Canillitas), Julio Piumato (Judiciales), Guillermo Imbrogno (AEFIP) y Jorge Sola (Seguro).

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *