“El programa del FMI es una versión actualizada del plan de Volcker en EE.UU.”

La visión del Cio y Director de Research de Balanz Capital, Walter Stoeppelwerth

 

El Cio y Director de Research de Balanz Capital disertó entre clientes y inversores para analizar la economía argentina. La reunión llevada a cabo en las oficinas de la firma en Londres dejó varios temas que hacen a Walter Stoeppelwerth optimista hacia adelante.

 

“El nuevo programa del FMI es una versión actualizada del plan que utilizó Paul Volcker en EE.UU. a principios de 1980. Hasta el momento el plan funcionó muy bien para frenar la depreciación gracias a una fuerte absorción de pesos”, dijo el ejecutivo de origen estadounidense.

 

Resaltó que en lo que va de octubre la base monetaria se contrajo más de $ 20.000 millones y que el programa monetario del BCRA prevé una flotación libre del tipo de cambio entre dos bandas establecidas por la autoridad monetaria. Cualquier desvío podrá ser reencauzado mediante compra o venta de dólares por parte del BCRA. “De no mediar ningún shock externo, el BCRA está convencido de que el tipo de cambio operará cerca de la banda inferior, que se va ajustando cada día a un ritmo del 3% mensual”, expuso. Actualmente, la banda inferior se ubica en $34,9 y la superior en $45,1. “De cumplirse las estimaciones del BCRA, las estrategias de carry trade volverían a generar grandes ganancias en el corto plazo”, auguró.

 

Gracias al nuevo acuerdo con el FMI, el Gobierno recibirá US$ 13.400 millones extras en 2018, y US$ 11.400 millones más en 2019. Esto le permitirá al Tesoro cancelar todos los vencimientos de deuda del año que viene y poder así reducir el ratio deuda/PIB que mostró importantes subas en los últimos años.

 

“Si bien el programa financiero para el año que viene está totalmente cubierto, se espera que a medida que el mercado de capitales local se recomponga, el Tesoro emitirá bonos en pesos que le permitirán pre-financiar el programa de deuda de 2020. A la mejora en el ratio de deuda/PIB se le sumará una importante reducción del déficit fiscal primario. De acuerdo a nuestras estimaciones, esperamos que el Tesoro cierre el año que viene con un rojo primario de 0,3% del PIB, logrando así una reducción de casi 2,3% del PIB, algo inédito en la Historia Argentina”, enfatizó el ejecutivo de Balanz.

 

Buena parte de la mejora fiscal provendrán de la recaudación de retenciones, que a causa del incremento decretado por el Gobierno se espera que ingresen durante 2019 cerca de US$ 6.000 millones por este concepto. “Como consecuencia de la depreciación del peso y de las altas tasas, el déficit de cuenta corriente ya comenzó a mostrar señales de mejora. El déficit de la cuenta de turismo, que alcanzó un máximo de US$ 10.900 millones al año, verificó un desplome de 31,6% durante septiembre en la medición de tres meses móviles”, remarcó.

 

Además señaló ante inversores que las ventas de pasajes aéreos internacionales mostraron un desplome del 50% y la compra de vehículos evidenció una retracción de entre 35% y 40%, lo que favorece la disminución de importaciones. Como contracara, la exportación de automóviles registró importantes crecimientos de 74%, 59% y 13% en los últimos tres meses, contó. “La mejora en la competitividad producto de la depreciación del peso –acumula una caída superior al 100% en la medición interanual– explica en buena medida esta mejora en los números de la cuenta corriente”, aseveró.

 

Finalmente, Stoeppelwerth indicó que si bien aún el mercado no está hablando mucho sobre Vaca Muerta, “creemos que este proyecto será clave en la generación de dólares a partir de 2019”. Así concluyó: “Estuvimos reunidos con jugadores importantes de la industria del gas y el petróleo y las proyecciones de producción son muy alentadoras para los próximos años. Esto podría ser un cambio radical en la matriz productiva de la Argentina”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *