Carrió aceleró contra Garavano y después frenó “en aras de distender”

Si bien decidió bajar la tensión tras haberle pedido a Macri que “saque” al ministro de Justicia, la semana próxima avanzaría con el trámite

Carrió aceleró contra Garavano y después frenó “en aras de distender”

 

Por Javier Fuego Simondet

 

Elisa Carrió participó hoy a la mañana del lanzamiento del programa Argentina Exporta, una iniciativa gubernamental que celebró con énfasis, pero su paso por el acto que se realizó en el Centro Cultural Kirchner (CCK) dejó nuevamente en claro que tiene entre ceja y ceja al ministro de Justicia, Germán Garavano.

 

La diputada anunció que hoy presentaría el pedido de juicio político contra el funcionario, pero por la tarde decidió posponer ese trámite para descomprimir una situación muy tensa para el Gobierno, que lleva varios días envuelto en el fuego amigo de la líder de la Coalición Cívica (CC) y aliada fundamental de Cambiemos.

 

“Acá hay cartelización y monopolios inadmisibles, y ese es mi próximo objetivo. Vamos a estar en otros problemas, ya no con el Presidente sino con otros, así me permiten amigarme con el Presidente ahora, cuando me lo saque a Garavano”, disparó Carrió, enfundada en un vestido largo con la leyenda Kiss Me, ante el auditorio del CCK. Su frase despertó algunas risas y algunos aplausos.

 

 

Si bien la mañana comenzó cargada de munición gruesa de Carrió contra Garavano, por la tarde la diputada bajó los decibeles del ataque y, a través de su cuenta de Twitter afirmó: “Yo no le pedí ni le voy a pedir la renuncia del ministro Garavano al Presidente. Lo que dije esta mañana fue una broma, no condiciono ni disputo autoridad”. En la misma red social, agregó: “Pido disculpas por la forma, pero ratifico lo dicho porque es verdad. Ejerzo mi facultad de diputada de pedir juicio político a los funcionarios establecidos por la Constitución Nacional”. Y suavizó su ataque: “En aras de distender esta situación voy a posponer por unos días la presentación del juicio político que ya hemos elaborado”.

 

En declaraciones a radio La Red, en plena presentación de Argentina Exporta, Carrió adelantó: “El juicio político lo presentamos mañana (por hoy)”. Finalmente, suspendió ese trámite. Según pudo saber El Economista de una fuente cercana a la líder de la CC, Carrió tomó la decisión “para dar una señal de distensión” y no mediaron reuniones para que llegara a esa conclusión, sino que fue un gesto propio después del revuelo que generaron sus declaraciones en el CCK.

 

Desde el entorno de la diputada subrayaron a este diario que “no hay chances” de que descarte el pedido de juicio político contra Garavano, y confiaron que “se presentaría la semana próxima” en la Cámara de Diputados. En ese pedido, que Carrió aclaró que ya está elaborado, criticará algunas de las conductas del ministro que ella considera intromisiones en el Poder Judicial. Si el proceso avanzara, Garavano estaría a disposición, según señalaron fuentes de su entorno.

 

 

“La impunidad no es negociable. Hubo muchas cosas raras y yo no transo. Tiene que haber línea recta (contra la impunidad). Así como estamos de acuerdo en el banco de alimentos, en exportaciones, tiene que haber línea recta y no doble juego”, dijo Carrió, en declaraciones a radio La Red. Fue otra de las frases que lanzó en una mañana de acelerador a fondo contra Garavano, y de pedidos a Macri.

 

Más allá de los dichos de Garavano sobre las prisiones de expresidentes, que desataron la bronca de Carrió la semana pasada, según pudo averiguar este diario el pedido de juicio político criticará el rol del ministro de Jusiticia en la salida de Norberto Oyarbide del Poder Judicial a través de una renuncia y jubilación, cuando el magistrado enfrentaba un proceso en el Consejo de la Magistratura, que lo podía sancionar por mal desempeño.

 

La actuación del Ministerio de Justicia en la causa por encubrimiento del atentado contra la AMIA también será parte de las críticas que presentará el equipo de Carrió en la Cámara de Diputados. En febrero, la diputada culpó a Garavano de que los abogados del Estado que fueron parte de la querella no acusaran de encubrimiento a los exfiscales del caso, Eamon Müllen y José Barbaccia. Tras esa situación, renunció a la Unidad AMIA la abogada Mariana Stilman, que actualmente lidera el equipo de asesores de Carrió en la Cámara baja, equipo a cargo de la redacción del pedido de juicio político, que firmarán todos los diputados de la CC, según pudo saber El Economista de una fuente cercana a la diputada.

 

 

Una fuente con acceso al despacho de Garavano afirmó a este medio que el ministro tiene pensado enfrentar el juicio político, si es que el trámite avanza. La fuente recordó que, “la semana pasada, el ministro le dijo a Macri que si era necesario que diera un paso al costado, lo daba, y el Presidente le dijo que siga trabajando”.

 

“El único que saca y pone ministros es el Presidente”, señaló la fuente ministerial. Fue la línea que siguió también Alejandro Finocchiaro, ministro de Educación quien, al finalizar la reunión de gabinete de hoy, subrayó: “Nadie debe condicionar al presidente de la República”.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *