Bolsonaro 58% y Haddad 42%

Las posibilidades del candidato del PT de dar vuelta el resultado son muy bajas

 

Según el sondeo que difundió ayer Datafolha, Jair Bolsonaro obtendría 58% de los votos y Fernando Haddad 42% en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Brasil, que se realizarán el 28 de octubre. Los porcentajes no sorprendieron a los analistas y muestran que ambos candidatos subieron 12 puntos con relación a lo que obtuvieron en la primera vuelta. Con estos datos, se seguirán ajustando las estrategias de campaña mientras que habrá que ver la reacción de los mercados frente a la primera encuesta conocida sobre intención voto en el balotaje

 

Ayer, un clima financiero negativo a nivel global, con caída en casi todas las Bolsas y búsqueda de activos de menor riesgo, afectó a los mercados emergentes. A ese marco general, en Brasil se agregaron las declaraciones de Bolsonaro sobre su oposición a la privatización del núcleo del negocio de Petrobras y Eletrobras, que desilusionaron a los inversores. Ambas cosas provocaron una caída de 1,42% del real y una baja de 2,8% de la Bovespa.

 

Los antecedentes

 

Cuando en la primera vuelta la diferencia es de 4 puntos o menos, la posibilidad de revertir el resultado en el balotaje es de 50%. Es lo que ocurrió en las elecciones entre Daniel Scioli y Mauricio Macri. Cuando la diferencia es entre 5 y 8 puntos, la posibilidad de reversión cae drásticamente , según el politólogo uruguayo Daniel Chasquetti, que estudió los balotajes que se realizaron en distintos países en los últimos años. Por encima de esos porcentajes, las reversiones han sido la excepción. Una muy recordada fue la que ocurrió en Portugal en 1986 cuando se revirtió una diferencia de 21 puntos.

 

Un caso más cercano es el de las elecciones presidenciales en 2016 cuando Pedro P. Kuczynski, que había obtenido 21% de los votos en la primera vuelta, le ganó el balotaje a Keiko Fujimori , que había logrado 40%. Los antecedentes no favorecen a Haddad, pero Bolsonaro es un candidato con suficientes debilidades como para justificar el intento.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *