Zonas de flotación cambiaria y base monetaria congelada

La política se basará en el control de los agregados y zonas de flotación para el dólar

Por Juan Manuel Antonietta

 

Vuelven los halcones. El flamante presidente del BCRA, Guido Sandleris, expresó ayer en su asunción al mando de la autoridad monetaria que el régimen de metas de inflación se dejará a un lado para abrir paso a un esquema de control de agregados monetarios.

 

“El régimen de metas de inflación como fue implementado en estos casi tres años no dio los resultados esperados. No estaban dadas las condiciones necesarias para su éxito”, señaló Sandleris. Así, dio paso al nuevo régimen de control de agregados que propone que la base monetaria crezca cero en términos nominales desde ahora a junio de 2019, según el presidente del BCRA.

 

“Esta medida que estamos tomando implica una importante contracción monetaria que es necesaria para recobrar la estabilidad nominal y reducir las expectativas de inflación”, dijo y agregó que “la base venía creciendo 2,2% por mes y ahora no va a crecer”. De modo de poder llevar a cabo eso, la tasa de interés de las Leliq fluctuará de manera diaria. Aunque matizó que esa volatilidad se producirá en las negociaciones con los bancos y no debería trasladarse sobremanera a las tasas que accede el público.

 

Las bandas

 

A este esquema para combatir la inflación, el BCRA le agregará unas zonas de flotación sobre la que el tipo de cambio se moverá libremente. “Confiamos en los beneficios de la flexibilidad cambiaria”, indicó Sandleris pero aclaró que debido al fuerte impacto que tienen en las expectativas de inflación, van a trabajar con zonas de no intervención y de intervención cambiaria.

 

La zona de no intervención será inicialmente entre $34 y $44 por dólar, y se ajustará diariamente a una tasa de 3% mensual hasta fin de año. Dentro de la zona de no intervención, el BCRA no operará en el mercado cambiario y se concentrará en mantener el crecimiento nulo de la base monetaria mediante subastas de Leliq. De irse fuera de las bandas el tipo de cambio, la autoridad monetaria realizará ventas de hasta US$ 150 millones por día para dotar de liquidez al mercado y prevenir oscilaciones injustificadas. Una cifra que, a priori, parece escasa. No obstante, desde la autoridad monetaria aclararon que los límites entre las zonas de intervención y no intervención no constituyen paridades fijas con las que se comprometen sino que serán guías.

 

 

Los pasillos

 

Luego de la conferencia, en los pasillos del BCRA El Economista dialogó con importantes funcionarios del BCRA. “El miedo del mercado de quedarse sin oferente se verá apaciguado en la banda superior por las ventas de la autoridad monetaria”, explicaron desde el organismo y expresaron que el temor que estaban observando desde Reconquista era una fuerte aceleración de la inflación. Así es que se decidió con este control de agregados mostrar un compromiso máximo con reducir la suba de precios.

 

“La idea es cambiarle el foco al ancla monetaria y, sin pesos, es muy difícil poder comprar dólares”, explicó un importante funcionario ante a este diario y agregó que “las ventas de dólares han caído muy fuerte de la mano de la recesión, ya no hay tanto atesoramiento porque los ingresos en dólares han caído mucho y hay menos ingresos”.

 

 

Además, se aclaró que “el BCRA tiene libertad para ir al máximo en las ventas”. No obstante, la mayoría de los economistas y hasta miembros del organismo creen que el dólar va a tender a apreciarse más que a devaluarse. “Con un tipo de cambio real multilateral alto y los fondos del FMI, confiamos en que el programa tendrá éxito”, aclaró una fuente y agregó que la tasa va a funcionar porque ya no tiene tanta competencia con el dólar.

 

“Con la dureza monetaria que vamos a aplicar, el 23% de inflación en 2019 luce factible”, se animó a afirmar un importante dirigente.

 

Lidera Rappoport

 

Por el lado administrativo, se indicó que el Comité de Política Monetaria (Copom) va a cambiar y quedaría a cargo de Verónica Rappoport. A su vez, el cambio de la carta orgánica del BCRA seguirá demorado hasta que los tiempos políticos permitan su aprobación.

 

Los riesgos

 

Un importante economista opinó, en diálogo con El Economista, que “ganó el FMI y es una academia con poca muñeca, con una dosis no menor de dogmatismo libremercadista, y con poca teoría en mente aplicable al caso específico de Argentina”.

 

Al respecto de la autonomía del BCRA, se atrevió a señalar que “el problema ya no es respecto de si es independiente de Hacienda sino del FMI”, pero cree que solo aplica cuando las visiones del Gobierno y del FMI son diferentes: “En el caso actual, la vuelta de la academia al BCRA asegura cierta convergencia de opiniones, así que en la práctica no habría demasiada diferencia si la cabeza visible es Christine o Guido”.

 

Entre los principales riesgos del programa economistas señalan un posible sobreajuste de la economía (overkill), que hoy queda más latente que nunca. Por otro lado, no queda del todo claro la consistencia de un esquema de bandas de flotación con el control de los agregados monetarios.

 

Al respecto de esta contradicción desde el BCRA indicaron: “El centro va a ser el control de agregados, va a ser la relación dominante, controlaremos que no haya pesos en exceso, siempre y cuando la demanda sea estable, algo que no controlamos nosotros”. Si llegara a no ser suficiente, el organismo venderá dólares y no esterilizará esa venta reduciendo aún más la base.

 

“Si estamos en la situación contraria, compraremos dólares y dejaremos que esos nuevos pesos no se esterilicen y queden en el mercado, dado que la demanda de pesos es totalmente natural”, indicó un importante funcionario y concluyó que “si hay un mínimo incremento de demanda por pesos vamos a sentir esa presión, con lo cual tenemos que tener una válvula de escape para que esta restricción monetaria no termine encerrando la economía”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *