Presión tributaria será record en 2019 (incluso, superando a la de 2015)

Por las retenciones, avanzará hasta 26,2% del PIB en 2019

Macri dijo que el país está en "emergencia", habló de "crisis" y anunció más ajuste

“La presión tributaria en 2019 volvería a ser récord por el aporte de los impuestos al comercio exterior”, dice el último trabajo del Iaraf, difundido ayer. En rigor, la presión tributaria avanzará hasta 26,2% del PIB en 2019, la más alta de la era Cambiemos y superior, incluso, a la de 2015.

 

El principal aporte al crecimiento de los recursos tributarios viene por el lado de un aumento en los recursos vinculados al comercio exterior, “que en 2019 más que duplicarán su valor real (+102,3% interanual) aportando el equivalente a 1,2% del PIB de crecimiento a los ingresos”.

 

Adicionalmente, el IVA (neto de Reintegros y Devoluciones) en conjunto con los Derechos de Importación crecerían en términos reales 0,4% y 9%, respectivamente, y aportarían 0,2 puntos porcentuales del PIB en 2019, dice Iaraf.

 

“Argentina actualmente paga en impuestos por 7% del PIB más que el promedio de América Latina”, sostiene el último comunicado del Foro de Convergencia Empresarial

 

En último lugar, el impuesto sobre los Bienes Personales presenta un crecimiento real estimativo igual a 25,7% en relación a 2018. “La posible razón del crecimiento real del impuesto a los bienes personales subyace en la posibilidad de incrementar la alícuota de 0,25% a 1%, aunque solo para el caso de bienes radicados en el exterior, ya sea a lo totalidad de éstos o limitada a los inmuebles”, dice el trabajo.

 

Otros bajan

 

Pero…a no desesperar, otros bajarán. “La caída relativa en el resto de los impuestos nacionales responde a la continuidad de la reforma tributaria sancionada a fines de 2017. La misma prevé modificaciones en 2 impuestos de especial envergadura. Por un lado, las reducciones en las contribuciones patronales como fruto del aumento del mínimo no imponible y la convergencia a una alícuota efectiva más baja,  que implicarían una caída del 2,8% para 2019 en términos reales (equivale a una caída del 0,1% del PIB) y, en segundo lugar, la reducción de la alícuota del Impuesto a las Ganancias, que explicaría la caída real del 7,3% esperada para 2019, aun cuando en el Presupuesto se morigeran los efectos negativos esperados para el tributo ya que se posterga la ampliación del porcentaje del Impuesto al Cheque que se puede tomar a cuenta del mismo (se prorroga por un año el cronograma de incremento del porcentaje de pago a cuenta computable del impuesto a las ganancias, el cual debía pasar del 33% actual al 50% ), y se eliminan ciertas exenciones especiales a sectores laborales y económicos”, dice el trabajo.

 

En efecto, Ganancias cedería 0,3% del PIB en 2019 y, en conjunto, ambos tributos denotarían una baja equivalente a 0,4% del PIB con respecto a 2018.

 

“En conjunto, el total de impuestos sobre los bienes y servicios y actividades internas cedería 0,2 punto del PIB en 2019 respecto a 2018 y los aportes y contribuciones a la seguridad social experimentarían una caída equivalente a 0,1 punto del PIB. Por su parte, los impuestos ligados a las actividades comerciales con el exterior avanzarían 1,3 punto en relación a 2018”, concluye Iaraf.

 

Versus 2015

 

En términos de estructura fiscal, 2019 implicará un cambio en la política que se verificaba desde el inicio del actual Gobierno, consistente en la reducción (muy gradual) de la presión fiscal. “De hecho, la presión fiscal nacional no solo que subirá por primera vez bajo esta administración, sino que quedará 0,4% del PIB por encima de la de 2015. Esto será responsabilidad del incremento en la presión de los impuestos al comercio exterior por 1,5% del PIB comparando 2015 versus  2019, ya que los impuestos al trabajo prácticamente mantienen su relevancia respecto al PIB mientras que los impuestos nacionales sobre las rentas y transacciones de bienes y servicios domésticos pierden casi 1 punto del PIB. En este último caso la caída más grande es la de Ganancias, que es compensada por un incremento en el peso del IVA neto de reintegros y devoluciones”, concluye Iaraf.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *