¿Por qué cuesta tanto retener a los millenials?

A los vaivenes económicos, las empresas tienen un nuevo desafío: la convivencia en las organizaciones de hasta cuatro generaciones de trabajadores

Por Cristina B. Minolli Directora del Departamento de RRHH de UCEMA

 

La dirección de empresas enfrenta desde un tiempo a esta parte una realidad que exige se le preste especial atención. A los vaivenes económicos que son tradicionales en nuestro país, se le suma actualmente la convivencia en las organizaciones de hasta cuatro generaciones de trabajadores, que tienen formas diferentes de aproximación al trabajo, que están dispuestos a ofrecer diversa cantidad de esfuerzos, y que demandan de sus empleadores respuestas novedosas que satisfagan sus requerimientos.

 

En este contexto, la generación más joven, conocida como millenials, son disruptivos frente a las otras tres generaciones, que si bien tenían diferencias entre sí, no parece que fueran tan profundas como las nuevas modalidades de expectativas con que las empresas se encuentran cuando tratan con los millenials.

 

Existen ciertas causas y posibilitadores para que esta generación actúe como lo hace y por lo que se hace difícil retenerlos laboralmente.

 

En este sentido, cabe mencionar que los millenials a diferencia de otras generaciones son personas que demandan más tiempo libre y un mejor balance entre vida laboral y vida personal y esto se debe, en parte, a que el mundo en los últimos treinta o cuarenta años ha cambiado promoviéndose ampliamente una cultura de vida sana y de buena imagen por lo que en la mayoría de los casos, estos jóvenes trabajadores requieren de tiempo libre para ir al gimnasio, además requieren tiempo para continuar capacitándose ya que los títulos universitarios parecen estar devaluados y aparecieron en el mercado la oferta de maestrías y doctorados como opciones de perfeccionamiento y también como requerimiento para acceder a mejores posiciones laborales, sin mencionar la imperiosa necesidad de esta generación de conocer de tecnología y de poseer el dominio de inglés básico, lo que también les exige tiempo para instruirse. Se suma a este panorama la aceptación de formas alternativas de aprendizaje que se alejan del ámbito académico y que se relacionan más con vivir experiencias diversas, por lo cual los millenials requieren tiempo para viajar y experimentar. Por otro lado, es una generación que ha sido educada y criada en la cultura del placer y no del deber, por lo que su compromiso no es con las organizaciones en sí sino con aquello que les gusta hacer y porque tienen visión de corto plazo porque han crecido en la época de la modernidad líquida, en la que absolutamente todo – vínculos, objetos, arte, profesiones, etcétera. – tiende a no perdurar y a cambiar o desaparecer rápidamente.

 

Hasta aquí, las causas de algunas de sus demandas que los hace difíciles de retener, pero los posibilitadores tienen que ver con que predomina hoy la sociedad del conocimiento y donde además los modelos de negocio han revalorizado el servicio por sobre el producto – que hoy es fácilmente copiable – situaciones éstas que han elevado a los seres humanos a la posición de ser la ventaja competitiva sostenible en las organizaciones y porque con el advenimiento de la globalización, el mundo comercial se amplió lo cual provee a los millenials infinidad de oportunidades laborales en todo el mundo.

 

Para concluir, los millenials tienen características diferenciales que –en principio– hacen que sean difíciles de retener, al menos en organizaciones tradicionales, pero conociéndolos, es posible ofrecerles ambientes laborales inspiradores donde ellos elijan todos los días ir a trabajar.

 

Las opiniones expresadas son personales y no necesariamente representan la opinión de la UCEMA

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *