Hacia la fábrica de algoritmos

La Cuarta Revolución Industrial, el escenario productivo que comienza a irrumpir en Argentina, plantea numerosos desafíos

Hacia la fábrica de algoritmos

 

Gustavo Beliz Director del Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe del BID

 

La Cuarta Revolución Industrial, el escenario productivo que comienza a irrumpir en Argentina, plantea numerosos desafíos a un país donde convergen las nuevas multilatinas que se expanden con el uso de sofisticados algoritmos, los emprendimientos intensivos en conocimiento e innovación, y una matriz económica aun escasamente diversificada y dependiente de los precios de los commodities.

 

En un contexto mundial de cambio tecnológico que exige una acelerada adaptación, la incorporación de nuevas aplicaciones (robótica, impresión 3D, Inteligencia Artificial e Internet de las Cosas) a los procesos de producción, nos invita a considerar algunos elementos estratégicos:

 

  • El nuevo estadío de la globalización es “gloca”l (global + local): achica y agranda distancias en simultáneo, altera las coordenadas de tiempo y espacio, y brinda tanto riesgos como oportunidades.

 

  • La Inteligencia Artificial es un nuevo factor de producción que permite crear una realidad ciberfísica de trabajo virtual, en parte humano y en parte desarrollado por máquinas inteligentes, que merced a la capacidad de un análisis algorítmico cada vez más sofisticado y al desplazamiento de trillones de datos a supervelocidad, permiten un aprendizaje y autoaprendizaje exponencial.

 

  • Las clásicas ventajas comparativas (basadas en los recursos naturales) y las clásicas ventajas competitivas (basadas en costos inferiores) dan lugar al desafío de reimaginar ventajas innovativas, donde el conocimiento y la tecnología aplicados a los procesos productivos puedan potenciar exponencialmente las dos ventajas anteriores.

 

  • Surge a nivel internacional el concepto de integración ¨híbrida¨, donde la gran cuestión de las negociaciones internacionales opera en simultáneo sobre bienes físicos y de bienes intangibles.

 

  • La disrupción tecnológica implica la disrupción de tradicionales modalidades de trabajo, tanto a nivel del management y de la dirección, como en el ámbito de las tareas operativas y de apoyo.

 

  • La producción y comercialización de bienes basada en el contenedor de la era industrial, convive con la integración “postcontenedor” de productos materiales con alto valor agregado de conocimiento.

 

  • La Cuarta Revolución Industrial requiere una Cuarta Revolución Institucional, en la que Estados inteligentes 4.0 sean capaces de regular nuevas realidades sin asfixiar los procesos de innovación; promover métricas de predicción empleando herramientas tecnológicas sin disminuir exigencias de previsibilidad y seguridad jurídica; expandir y personalizar políticas en función del big data sin abandonar miradas integrales a través de una mejor calificación de sus recursos humanos. El cambio es público-privado.

 

Ante estos desafíos, y para contribuir al análisis, el debate y la formulación de políticas, en agosto pasado el INTAL-BID y la Unión Industrial Argentina (UIA) presentaron el libro “Industria 4.0. Fabricando el Futuro”, que aborda el impacto de la trasformación digital en la industria argentina, el comercio y las cadenas globales de valor. Además de brindar un panorama sobre las iniciativas oficiales que promueven la Industria 4.0 en Alemania y México, el estudio incluye casos de empresas locales que adoptaron las nuevas tecnologías a su esquema productivo y artículos de especialistas como Bernardo Kosacoff, Fernando Peirano, Graciela Ciccia, Martín Rapetti, João Carlos Ferraz y Sergio Drucaroff.

 

Esta iniciativa forma parte de la nutrida agenda del INTAL-BID, que desde hace varios años enfatiza la necesidad de que América Latina abrace el cambio tecnológico con un criterio humanocéntrico para mejorar vidas en la región. La clave reside en nuestra creatividad. Porque si algo nos impide la automatización es, justamente, actuar pasivamente con piloto automático.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *