Fitch: cuáles empresas sentirán la devaluación

La agencia ve a algunas empresas como “vulnerables a un deterioro relevante en las métricas de apalancamiento y cobertura de intereses”

 

La calificadora Fitch Rating aseguró que la crisis podría tener efecto mixto en las empresas argentinas debido “a la composición diversa de las obligaciones de deuda, a los niveles diferentes de ingresos denominados en pesos y a las disparidades en los costos”.

 

Según un informe de la agencia, entre los sectores más expuestos, según la emisión de la deuda internacional durante 2017, se encuentran energía y electricidad, alimentos, bebidas y tabaco, bienes raíces, así como materiales de construcción y la construcción.

 

“Sin embargo, cerca de US$ 7.000 millones del universo de Fitch de aproximadamente US$ 13.000 millones en maduración de bonos transfronterizos están previstos para 2023 o más tarde, lo que limita el riesgo de refinanciación a corto plazo”, aclara.

 

La agencia ve a algunas empresas como “vulnerables a un deterioro relevante en las métricas de apalancamiento y cobertura de intereses en tanto que otras queden posicionadas para obtener una mejora moderada”.

 

Según dijo, entre las empresas con mayor exposición se encuentran Mastellone Hermanos, dueño de la Serenísima, y Compañía Latinoamericana de Infraestructura y Servicios (CLISA), una de las empresas del Grupo Roggio.

 

La exposición de estas empresas, según Fitch, se debe a que “tienen, respectivamente, cerca de 100% y 60% de su deuda en dólares”. La agencia prevé que el apalancamiento neto de estas compañías podría aumentar 1 vez (x) o más si el peso mantiene un descenso de 50% en su valor y “la cobertura de intereses podría disminuir en al menos 0,5x”.

 

Por el lado de Clisa, fuentes de la compañía se limitaron a decir que de su balance “no se deduce que estemos en una situación particular más allá del cuadro general que afecta a todas las empresas”.

 

La lupa de Fitch está puesta sobre la deuda de la compañía, cuyos bonos sintieron el golpe de la presencia de Benito Roggio en el escándalo de los cuadernos y su posterior renuncia a la presidencia de la empresa.

 

“Las calificaciones crediticias para las empresas argentinas están agrupadas en la categoría B y solamente la de CLISA está en Observación Negativa (ON), mientras la de Compañía General de Combustibles (CGC Holding) tiene Perspectiva Negativa”, aseguró Fitch.

 

Por otra parte, respecto a CGC Holding, perteneciente al holding Corporación América, la calificadora la ubica entre aquellos “emisores de energía” que, aunque “se benefician de la devaluación”, son objeto de incertidumbre porque “se desconoce el nivel del aumento del precio de los hidrocarburos que se pasará a los usuarios finales”.

 

Esto se debe a que “la dependencia creciente de los subsidios del Gobierno para financiar el déficit causado por la disparidad entre las tarifas en pesos argentinos que se cobran a los usuarios finales y las tarifas vinculadas al dólar estadounidense que se pagan a las empresas de generación es un riesgo clave para los servicios”.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *