Piden pista: los empresarios jóvenes de Iberoamérica se reunirán mañana

17 de septiembre, 2018

Piden pista: los empresarios jóvenes de Iberoamérica se reunirán mañana

 

La Federación Iberoamericana de Jóvenes empresarios (Fije), que cumple 10 años, junto con la ascendente Unión Argentina de Jóvenes Empresarios (Unaje), llevarán adelante mañana el IX Congreso Iberoamericano de Jóvenes Empresarios en la Usina del Arte, ubicado en la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires. Se espera la presencia de más de 600 hombres y mujeres de negocios en el evento que lleva como título “Switchear”. El evento comenzó el domingo con un triatlón y siguió hoy con actividades de vinculación, uno de los propósitos estelares de Unaje.

 

Motivar, conectar, aprender y potenciar son algunos de los múltiples objeticos del IX Congreso que contará con expositores de toda la región y todos los sectores: entre ellos, figuran Rebeca Grynspan, Secretaria General Iberoamericana de Costa Rica; Jorge Barrero, Director General de la Fundación Cotec para la Innovación de España; Max Trejo, Secretario General del Organismo Internacional de Juventud de México; los empresarios Gustavo Grobocopatel, Hugo Sigman y Federico Trucco y presidentes y directores de la Red FIJE.

 

El Economista dialogó con Juan Manuel Barrero, presidente de Unaje y anfitrión del encuentro empresario. “Uno de los objetivos del congreso es mirar el mediano y largo plazo porque, si nos enfocamos solo en la coyuntura, va a ser muy difícil hacer el cambio cultural que buscamos en Unaje”, dice Barrero y reseña los valores de la honestidad, el impacto social positivo, la competitividad global y la profesionalidad.

 

¿Cuál es el espíritu del Congreso?

 

Pensamos en no hacer el clásico evento empresario y optamos por hacer algo divertido y flexible para facilitar las conexiones de una manera más descontracturada con food-trucks, DJ’s y arte. A la vez, los contenidos van a hacer eje en la motivación para que haya cada vez más casos de éxito. Por eso, vienen a hablar empresarios que internacionalizaron sus empresas o sumaron tecnología a sus operaciones. Nosotros somos una generación que quiere trascender y generar riqueza, más que atesorarla.

 

La internacionalización de las empresas es un gran pasivo de Argentina y hay pocos global players importantes. Se suele escuchar que los empresarios locales están cómodos cazando en el zoológico del mercado interno. ¿Falta vocación empresarial para hacer negocios afuera, o no ayudan las condiciones económicas?

 

Hay un poco de las dos cosas. El Gobierno tiene que generar las condiciones para que nos acerquemos más hacia el mundo y hay herramientas, como Exporta Simple, que ayudan. Pero también nosotros tenemos que cazar dentro del zoológico y ser competitivos para, precisamente, competir en el mundo sino vamos a perder mercados y tender a desaparecer, excepto que el Gobierno te siga protegiendo. Pero el mundo está yendo para otro lado. Necesitamos una visión más global porque estamos perdiendo oportunidades. También hace falta mejorar la educación y redes para establecer relaciones. La red Fije es un ejemplo y permite bajar las barreras de entrada en otros mercados. La tecnología, además, es una gran oportunidad. Tenemos que potenciar la marca país y mejorar nuestra reputación, que hoy es un tema clave. Debemos ser confiables para el mundo y eso es un esfuerzo conjunto.

 

La volatilidad de Argentina allí no ayuda…

 

Sí, son cuestiones que no ayudan, el Gobierno debe generar más estabilidad y debemos definir a qué nos vamos a dedicar como país.

 

¿Ese debate está?

 

Todavía no está muy claro. El Gobierno aún no lo tiene muy definido, más allá de que entiende hacia dónde va el mundo y por eso cultiva las relaciones con todos los países. Sin embargo, creemos que debe ser un acuerdo dirigencial de todos los espacios políticos, y que también incluya a los empresarios y los sindicatos.

 

¿Hay diálogo con el Gobierno?

 

Sí, se avanzó bastante. Pero, como decía, falta más claridad sobre hacia dónde vamos y ese debate debe ser lo más amplio posible. Por supuesto, el actual es un momento complejo y hoy manda el corto plazo, que siempre te complica pensar en el mediano y largo plazo.

 

La imagen de los empresarios no es muy alta en Argentina, y estimo que cayó aún más con los famosos cuadernos…

 

Es una gran preocupación nuestra y un tema clave de nuestra agenda en Unaje. Queremos cambiar esa imagen y la única manera es trabajar con el ejemplo, mirando a la sociedad en su conjunto, generando confianza y siendo honestos. Allí la sociedad nos va a creer más. No va ser de un día para el otro y debe ser un trabajo sostenido de una década, como mínimo. Va a ser más fácil si es un trabajo colectivo, como hace Unaje.

 

Te puede interesar


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *