El riesgo del “overkill”

Los analistas temen que la recesión sea más profunda que la necesaria para estabilizar la economía

 

El presidente del BCRA, Guido Sandleris, anunció ayer un duro apretón de liquidez y un congelamiento de la base monetaria hasta mediados de 2019 y todos, sin excepción, ahora esperan que la caída de la actividad sea aún mayor en 2018 y comienzos de 2019, cuanto menos. “Implicará un apretón de liquidez severo y una contracción monetaria real que tendrá consecuencias obvias sobre la actividad”, opinó Alberto Ramos desde Goldman Sachs en un informe para clientes difundido ayer. En la vereda ideológica opuesta, el Ceso, que lidera Andrés Asiain, coincidió y advirtió por el riesgo de un default productivo y social. Todo eso se suma a la caída del salario real (que afecta al gran motor de la economía, que es el consumo) y al severo ajuste fiscal, que busca reducir el rojo fiscal primario desde 2,7% del PIB hasta 0% en 2019.

 

También se sumó Ramiro Albrieu desde el Cedes, quien dijo que se va a “profundizar la recesión en el corto plazo”. Agregó: “El que dijo -2,5% para 2018 se quedó corto”.

 

Así, se puede generar algo que se llama overkill en la literatura económica, que se puede traducir como un ajuste exagerado y mayor que el necesario inicialmente. Hoy, y en los próximos días, se verá si los consultores vuelven a bajar sus proyecciones que, nunca está de más recordar, comenzaron 2018 en la zona de +3-3,5%. Eso también puede afectar la recaudación, lógicamente y, a la postre, precisar un mayor ajuste fiscal para no arriesgar la ya exigente meta fiscal de 0% para 2019. Una suerte de círculo recesivo vicioso.

 

Sin embargo, y en el plano electoral, la gran pregunta es cómo estará la economía antes de las elecciones y, sobre todo, en los meses inmediatamente previos. Allí, el Gobierno podría tener cierto margen para aflojar un poco el apretón monetario. Eso interpretó también el tuitero Juan Manuel Palacio. “El Gobierno, con lo de hoy, apuesta a una recesión más profunda pero más corta y con una recuperación rápida en la previa electoral”, dijo. La apuesta parece ser esa. Se verá si el Gobierno tiene más suerte que con las otras metas.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *