¿El dólar se estabiliza, toma impulso para subir o puede bajar?

Ayer bajó a $38,32: el acuerdo con el FMI y la actitud del BCRA serán clave, según los analistas.

dolar inflacion dispara

Por Juan Strasnoy Peyre

 

Una señal más contundente del BCRA, luego de meses de andar errático, y los avances en la negociación con el FMI que se estirará hasta fines de septiembre, fueron las claves para que el mercado aflojara. Y hubo un respiro en la corrida cambiaria. Así, en una rueda con menor demanda y una caída del 33,6% en el volumen de operaciones, el dólar minorista cayó ayer 93 centavos a $38,32. El mayorista, en tanto, cedió $1,05 a $37,35 sin intervención de la autoridad monetaria. ¿Es una baja sostenible? ¿Toma impulso para volver a subir? ¿Podría estabilizarse en este nivel?

 

Las certezas no abundan. Pero las preguntas se vuelven urgentes tras una escalada del tipo de cambio de 102,5% durante 2018 que aún no terminó de trasladarse a precios y ante una recesión que se profundiza. Los analistas consultados por El Economista ven posible un período de estabilidad pero atado a varios factores, y todos coinciden en que la corrida todavía no quedó atrás.

 

Con el impulso de una creciente desconfianza en la capacidad de pago del Gobierno (que lo llevó a tener que pedir un adelanto de desembolsos del stand by) montada sobre los desequilibrios cambiarios estructurales (déficit comercial y turístico y fuga de capitales), hubo días de fuerte zozobra: el billete estuvo al filo de los $42 y el riesgo país superó los 800 puntos. Ayer, las aguas se calmaron un poco. Además del retroceso del dólar, las acciones de las empresas argentinas que cotizan en Wall Street rebotaron hasta 16,9%, los bonos en dólares recuperaron US$ 1 en promedio y el riesgo país bajó a 726 puntos.

 

¿Afloja?

 

Martín Alfie, economista jefe de Radar consideró que “sin duda, hoy (por ayer) fue el mejor día en mucho tiempo porque se estabilizó un poco, pero todavía estamos en zona de incertidumbre alta a la expectativa de lo que suceda con el FMI. El mensaje de apoyo de EE.UU., tanto de Trump como del FMI, fue importante y eso generó cierta recuperación de los bonos después de haber tocado pisos muy importantes. Es un rebote después de haber tenido un overshooting, sin embargo, no se puede descartar que la corrida se vuelva a disparar. Ya tuvimos muchos escenarios en los que parecía que se calmaba y después se volvió a reactivar”.

 

El analista financiero Christian Buteler, también en diálogo con este diario, coincidió en que “el evento no podemos darlo por terminado, la realidad es que estamos en medio de una corrida que ya lleva un tiempo largo y todavía no sabemos a ciencia cierta cuando puede parar”. Pero sostuvo que “a estos precios, con estas tasas y sin tantos pesos dando vueltas, probablemente los inversores hayan decidido dejar de comprar. Ayuda el contexto internacional, que mejoró un poco con el avance de la negociación con el FMI –se descuenta que los adelantos de desembolsos van a estar–. Y es probable que si logramos estabilizarlo, podamos verlo algunos pesos más abajo todavía”.

 

Consultado por este diario, Guido Lorenzo (ACM) acuerda en que hay margen como para cierta estabilización. “El tipo de cambio alcanzó un nivel que es percibido como que ya se realizó el ajuste. La tasa tienta a las empresas y las familias no tienen más pesos para comprar. Es esperable que haya algunas jornadas de calma con un tipo de cambio mayorista que oscile entre los $36 y los $38. Los fondos de afuera están aún ‘overweight’ en Argentina pero son optimistas de las negociaciones con el FMI y creen que el dólar ya está en un nivel razonable. No esperamos que en los próximos días haya un desarme importante”.

 

Las claves

 

Así como aportó a la calma, la negociación en Washington puede acercar malas noticias. El modo en que lea el mercado el resultado será una de las claves para la evolución del tipo de cambio. “De no concretarse un buen acuerdo con el FMI que satisfaga a los inversores no residentes podría volver a existir un episodio de strés, pero para eso faltan unas semanas”, opinó Lorenzo.

 

“Me parece que todos van a seguir de cerca el acuerdo con el FMI, las condicionalidades que tenga y el nuevo cronograma de desembolsos”, apuntó Alfie. Y agregó: “Parecería ser un escenario postovershooting. Pero no puede descartarse otro shooting, hay condiciones aún para que suceda. Sobre todo ante un acuerdo que no cumpla con las expectativas. Y no hay que descartar otro shock internacional; hoy somos más vulnerables que nunca. Ojo a como pega lo de Brasil: capaz pega bien porque (el candidato ayer apuñalado, Jair) Bolsonaro crece, pero capaz lo contrario, hay que ver”.

 

Buteler consideró que hay margen para que el dólar se mantenga, pero que “dependerá de la inflación, de cómo sigan las negociaciones con el FMI, de recobrar la confianza, de un BCRA que dé la señal de que hasta acá llegamos”. El analista celebró la fuerte intervención del miércoles, cuando la autoridad monetaria subastó reservas pero también vendió en el mercado de futuros y en el segmento de contado. ¿Mantendrá esa actitud? “El BCRA este año logró desconcertarnos a todos con sus movimientos. Yo creo que es lo que tiene que hacer. Si lo hará o no, depende de muchas cosas y tiene que lograr el guiño del FMI como para poder hacerlo”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *