Carrió, con vetos a medias

La diputada nacional por la Coalición Cívica sumó victorias y derrota en el fin de semana de incertidumbres y zozobras del Gobierno

 

No estuvo en la quinta presidencial de Olivos y tampoco pasó por la Casa Rosada. Trató de evitarlo o no le fue necesario. Fernando Sánchez, secretario de Fortalecimiento Institucional de la Jefatura de Gabinete de Ministros, fue su representante en la reunión del presidente Mauricio Macri con sus aliados en Cambiemos. Y se mantuvo en contacto telefónico con algunos pocos miembros del Gobierno. Utilizando esas vías y las redes sociales intentó marcar la cancha. Criticó la salida de Gustavo Lopetegui y Mario Quintana como vicejefes de Gabinete, se sumó al coro de críticos de Marcos Peña, resistió el ingreso de algunos nombres en el Gabinete y marcó su contrapunto por las retenciones.

 

 

“No fui a Olivos porque las reuniones son largas y aburridas. Manejé todo por teléfono mientras acomodaba los zapatos”, dijo ayer, casi jocosa.

 

La diputada nacional por la Coalición Cívica sumó victorias y derrota en el fin de semana de incertidumbres y zozobras del Gobierno. Y volvió a llamar la atención, ayer, en un encuentro en la CAME, con stand up incluido. “Primero, la República… Que nadie se confunda: yo interpreto la voz del Presidente”, dijo durante su intervención ante un auditorio de pequeños empresarios de comercio. A su modo, volvió defender a Quintana y Lopetegui y señalar presiones, incluso de aliados: “Lo que hicimos (con Macri) es una melodía frente a los grupos que querían arrancarle todos los ministros al Presidente”. “Les digo a los militantes golpistas que no hay helicóptero. Acá nos sacan como en la Casa de la Moneda en Chile, me van a sacar muerta de la Casa Rosada, porque viva no salgo, y Macri tampoco”, advirtió la diputada nacional.

 

“No se asusten porque nunca me pongo furiosa, simplemente soy una gran actriz de la escena nacional, como Tita Merello. Las crisis me generan adrenalina, me divierto en el riesgo, soy una jugadora que no tengo ganas de morir, pero puedo morirme con tranquilidad”, sostuvo Carrió, que también dejó dardos para sus socios. Especialmente para los radicales. Sin nombrarlos. O nombrándolos, como en el caso del presidente del partido y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo. “Estar con el hijo de (Franco) Macri padre fue el mayor esfuerzo humano que hice. La decisión de sacar la patria contratista se la vi a él, aunque se lleven puesto a su primo más querido, que es Angelo Calcaterra, y esto cause dolor”, agregó en uno de los tantos momentos que provocó tanto risas como miradas nerviosas a su alrededor.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *