Se dispararon los subsidios a los servicios públicos en julio

“De mantenerse la tendencia señalada, los subsidios podrían experimentar un crecimiento real a lo largo del año 2018”, advierte el Iaraf

 

En julio se disparó el gasto en subsidios, en energía y transporte y, de esa forma, ya desde mayo se observa una tendencia creciente que, según destaca un informe del Iaraf publicado ayer, podría llegar a implicar una participación de estas partidas sobre el PIB. Con todo el informe muestra que en términos reales lo que se registra en enero-julio sigue siendo una caída de 12,8%. El dato fue publicado en el marco de la suba de las tarifas tanto para la electricidad y el gas como para el transporte público.

 

 

Desde el Iaraf afirmaron que en julio hubo una disparada importante: “Al séptimo mes del año 2018, se observa que los subsidios económicos experimentaron un crecimiento igual al 246,9% con respecto a su par de 2017, incluyendo aquellos para financiar gastos corrientes y gastos de capital. Los subsidios a la energía avanzaron 290,8% y los subsidios al transporte registraron un crecimiento en torno al 135%, en relación a julio de 2017”. Y, desagregando, sostuvieron, acerca de los energéticos: “El salto nominal que experimentaron los subsidios energéticos en el mes de julio responde, parcialmente, a una baja base de comparación: en julio del año pasado se devengaron $7.334 millones para subsidiar las tarifas energéticas y en julio del corriente”. Por su parte, acerca de lo que ocurrió con los del transporte, dijeron: “Por el lado de los subsidios al transporte, se observa que se devengaron $6.757 millones en julio y en su par de 2017 los subsidios de vengados ascendieron a $2.875 millones (+135%)”.

 

A monitorear

 

En ese contexto, señalaron que “de mantenerse la tendencia señalada, los subsidios podrían experimentar un crecimiento real a lo largo del año 2018, lo que podría llegar a implicar una mayor participación de los mismos en el Producto Bruto Interno”. Y advirtieron: “Por lo tanto, resulta esencial analizar la dinámica de los mismos en lo que resta del año para definir su aporte a la baja del peso del gasto primario necesaria para alcanzar la meta fiscal equivalente al 2,7% del PIB”.

 

Según el Iaraf, a partir de mayo se observa un cambio de tendencia en las partidas para subsidiar las tarifas de los servicios públicos. Así fue que, “en el acumulado al mes de abril, las partidas devengadas para energía eran un 47,7% inferiores (-$14.207 millones) a las destinadas en igual período del año 2017. En el resto de los meses la tendencia se fue revirtiendo y en el acumulado al mes de julio, los subsidios a la energía crecieron 11,8% con respecto al crédito devengado entre enero y julio del año 2017”. En ese sentido, el transporte mostró un comportamiento más estable. Con todo, en términos reales, y tomando enero-julio todavía hay caída real interanual de 12,8%. “Por sector se tiene que los subsidios al transporte registraron una caída en términos reales equivalente al 10,8% y los subsidios a la energía una baja en torno al 14%, en relación al acumulado hasta el séptimo mes de 2017”, detalló el Iaraf.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *