Lisfchitz se quedó sin reforma ni reelección

Al gobernador le faltaron diez votos en la Cámara de Diputados santafesina para discutir modificaciones a la Constitución

 

Punto final. El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, se quedó ayer sin su principal iniciativa política para este año. La Cámara de Diputados, reunida en sesión extraordinaria, le dijo no a la posibilidad de discutir una reforma de la Constitución santafesina, tal como pretendía. Acompañaron la propuesta 25 legisladores, cuando necesitaba el apoyo de 35. El PJ, Cambiemos y el interbloque Igualdad encabezaron el rechazo.

 

“Gracias a los 25 diputados y diputadas progresistas que le dijeron sí a la reforma de la Constitución, porque ganaron el debate. Del otro lado quedaron las excusas y la falta de argumentos. Ahora vamos por nuevos desafíos porque solo así la democracia tiene sentido”, señaló el gobernador a través de las redes sociales minutos después de que terminara la sesión con resultado adverso. “Llama la atención que algunos legisladores del justicialismo, algunos que estuvieron en el justicialismo y hoy están en el bloque de Cambiemos, que hablan como si no tuvieron historia; como si no hubieran tenido 24 años de gobierno en la provincia de Santa Fe”, fustigó el ministro de Gobierno Pablo Farías, más tarde.

 

La Carta Magna santafesina fue reformada por última vez en 1962. Cierto carácter anacrónico de su texto fue uno de los argumentos del oficialismo provincial para abrir las puertas del debate. También señalaban los reiterados intentos, desde 1983, para buscar consenso en el mismo sentido. La oposición, en tanto, argumentó en torno del carácter no prioritario de la reforma, en un contexto de crisis. En tanto, pesó también la posibilidad de que Lisfchitz, con la reforma a cuestas, buscase la reelección. Santa Fe, junto a Mendoza, son las dos provincias que hoy no permiten un segundo mandato consecutivo de su gobernador.

 

Cerrado el capítulo “reforma”, un nuevo escenario puede abrirse en la provincia. El electoral, sin paso intermedio. Santa Fe es una de las provincias que desdobla habitualmente sus comicios. Sucederá lo mismo en 2019. Incluso, con un calendario dentro del primer semestre. Sin Lisfchitz en carrera, el precandidato del Frente Progresista Cívico y Social será Antonio Bonfatti, quien ayer encabezó la sesión como presidente de la Cámara de Diputados. Bonfatti fue gobernador entre 2011 y 2015 y tiene un aceptable nivel de imagen positiva. El FPCyS viene golpeado, con dos elecciones a gobernador ganadas por margen ajustado y dos elecciones legislativas perdidas por amplio margen. Además, en el camino perdió a parte de los radicales. La UCR, orgánicamente, forma parte de Cambiemos.

 

“Los santafesinos merecen que la dirigencia política resuelva necesidades urgentes y trabajar sobre temas importantes para todos, que permitan terminar el flagelo de la inseguridad, lograr una mejor administración de justicia y dar pelea al narcotráfico. Es por eso que desde Cambiemos y las distintas expresiones y partidos políticos que lo conforman, reafirmamos nuestra posición de rechazo a este proyecto de reforma constitucional del Frente Progresista, y no votaremos su tratamiento en la sesión extraordinaria convocada para el día miércoles”, había manifestado el bloque del oficialismo a nivel nacional en un comunicado. Eso se vio reflejado en el recinto. Salvo un sector del radicalismo, que acompañó la iniciativa. El intendente de Santa Fe, José Corral, sería el candidato a gobernador de Cambiemos.

 

En el peronismo hubo confluencia mayor de la esperada en contra de la reforma. El senador nacional Omar Perotti había sido uno de los primeros en señalar su rechazo. En las próximas semanas empezará a recorrer la provincia como precandidato del peronismo.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *