“Es prematuro hablar sobre la posibilidad de un default de Argentina”

El Economista dialogó con Sergi Lanau, Deputy Chief Economist del Institulo de Finanzas Internacionales (IIF)

El Economista dialogó con Sergi Lanau, Deputy Chief Economist del Institulo de Finanzas Internacionales (IIF).

 

El tipo de cambio afecta las expectativas de inflación y ahora el consenso es para el IPC Nacional es de alrededor del 35% para fin de año. ¿Debería el BCRA ser más agresivo para atacar este problema?

 

El BCRA aumentó las tasas de interés de manera muy significativa, pero la inflación aumentó fuertemente debido a la depreciación y los ajustes a los precios regulados. Creemos que Argentina se compromete a reducir la inflación progresivamente y se espera que el BCRA aplique una política monetaria restrictiva durante un período prolongado.

 

¿Pero cree que el Gobierno puede detener la depreciación de la moneda o continuará acompañando a los movimientos globales?

 

En los períodos en que la mayoría de las monedas emergentes caen, esperamos que el peso siga la tendencia general. Esto se debe esencialmente a que, cuando la mayoría de las monedas caen frente al dólar, el peso también debe caer para mantener inalterada la competitividad de Argentina. Si todas las monedas, excepto el peso cayeran, los exportadores argentinos perderían ante competidores de otros países con monedas más baratas. Además, el Gobierno se comprometió a un tipo de cambio flotante en el marco del programa del FMI, y es poco probable que intervenga en el mercado de divisas durante períodos prolongados.

 

La crisis turca y ahora las tensiones en Brasil con respecto a las elecciones siguen presionando el tipo de cambio y la deuda argentina. ¿Es el país demasiado vulnerable a factores externos?

 

Argentina se está ajustando para reducir la vulnerabilidad a los factores externos, pero el déficit de la cuenta corriente sigue siendo grande y aún se deben implementar muchas de las difíciles medidas de política bajo el programa del FMI. En este ambiente complejo para la economía doméstica, es de esperar que los acontecimientos externos afecten a Argentina.

 

Los rendimientos de los bonos argentinos subieron a más del 10%. ¿Cree que hay alguna posibilidad de incumplimiento de pagos en el corto plazo? 

 

Creemos que es prematuro hablar sobre la posibilidad de un default en el corto plazo. Se espera que la deuda aumente por encima del 60% del PIB en 2018, pero disminuiría en los próximos años a medida que se produzca el ajuste fiscal previsto en el marco del programa del FMI. Sin embargo, existe el riesgo de que un ajuste fiscal lento afecte críticamente los niveles de deuda. Es precisamente este riesgo que los mercados están valorando.

 

Al principio había mucha expectativa en el mercado para el Gobierno de Mauricio Macri. Pero ahora parece que los inversores están cansados de Argentina. ¿Están decepcionados?

 

El Gobierno de Macri ha estado implementando políticas de ajuste que ayudarán a reducir la vulnerabilidad en Argentina. Sin embargo, el sentimiento hacia los mercados emergentes, incluida Argentina, se ha deteriorado debido a las crecientes tasas de interés mundiales y al aumento de las tensiones comerciales. Este difícil entorno global se suma a los desafíos que Argentina enfrenta al implementar el programa del FMI, lo que hace que los inversores generalmente sean cautos.

 

 ¿Cree que los objetivos acordados por el país con el FMI son alcanzables?

 

El programa del FMI implica condiciones difíciles para el ajuste fiscal, lo que requerirá un gran esfuerzo en un año electoral. El ajuste fiscal propuesto no es desconocido en programas anteriores del FMI, pero se encuentra en el rango superior de lo que otros países han logrado.

 

La economía argentina está entrando en recesión. Cuán profundo dependerá de varios factores. Pero el temor de los inversores es que Macri llega agotado a las elecciones de 2019. El miedo en los mercados es el retorno del populismo. ¿Cómo afecta esto la posibilidad de salir de una recesión más rápido y de recuperar la confianza de los inversores?

 

En los próximos meses, el ajuste de políticas y la incertidumbre en torno a la implementación de un programa duro del FMI continuarán pesando sobre el crecimiento. Dicho esto, creemos que si Argentina cumple con el programa del FMI, la economía se recuperará el próximo año a pesar de las políticas estrictas, y los riesgos de la deuda pública caerán.

 

¿Cree que impactará de alguna manera en el sentimiento del inversor las recientes investigaciones judiciales de ex funcionarios del Gobierno anterior e incluso la posibilidad de que Cristina Kirchner sea encarcelada o se le prohíba competir en las elecciones de 2019?

 

Los asuntos de gobernabilidad se suman a las preocupaciones sobre las perspectivas en Argentina, pero creemos que la principal motivación o sentimiento del mercado en los próximos meses será el estado del programa del FMI, además de factores globales como mayores tasas de interés y tensiones comerciales, que importarán para todos los emergentes.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *