En julio no se detuvo la sangría de dólares

El mes pasado las reservas cayeron US$ 3.800 millones y preocupa la continuidad de la calma en el mercado de cambios

 

El drenaje de reservas no se detuvo en julio y ahora el canal de salida, en vez de ser las ventas del BCRA, son las ventas del Tesoro. El mes pasado, la caída de reservas fue de US$ 3.800 millones. Ayer cerraron en US$ 57.753 millones, disminuyendo US$ 75 millones en el día.

 

En julio, la pérdida de reservas del BCRA tuvo tres principales causas. El primer factor que explicó US$ 2.000 millones de la pérdida de reservas fueron las ventas del Tesoro, que vendió US$ 100 millones por día en el marco del acuerdo con el FMI. El pago del organismo internacional se depositó en la cuenta del BCRA.

 

 

La segunda causa fue la importación de combustible, que justificó US$ 500 millones, según estiman desde el mercado. “Cammesa y Enarsa ya no operan en el MULC, les dan los dólares directamente y en julio habrían importado GNL, fuel y gas-oil por más de US$ 500 millones”, explicó Leonardo Chialva (Delphos).

 

La última gran causa, según el socio de Delphos, que explica parte de esos últimos US$ 1.300 millones que se perdieron fueron letras que no fueron renovadas o que se suscribieron en pesos en vez de dólares. “Lamentablemente, Finanzas no informa en que le suscriben las letras”, indicó Chialva

 

 

“Si se han realizado más suscripciones en pesos en lugar de dólares hay un impacto sobre las reservas”, agregó Martín Vauthier (Eco Go y UTDT) e indicó que “fue un mes calmo principalmente por las ventas del Tesoro”.

 

“El principal motor para retirar pesos de la plaza fueron las ventas de dólares, ya que el Tesoro todavía no necesitó los pesos que adquirió y los mantuvo en su cuenta del BCRA”, explicó Vauthier y dijo que así retiró esos pesos de la economía y contribuyó a que los agregados monetarios crecieran muy por debajo de la inflación.

 

“Estas ventas del Tesoro ayudaron mucho a secar de liquidez el mercado y explicó en gran parte la merma de las presiones cambiarias pero, ¿qué pasará cuando necesite el Tesoro esos pesos y los vuelva a introducir en el mercado?”, preguntó Vauthier.

 

“Se prohibió la intervención directa del BCRA pero, en realidad, encontramos un mecanismo para una pseudointervención indirecta en donde, para no presionar al dólar, sacó a Cammesa y Enarsa del Mulc”, indicó Chialva y concluyó: “Las divisas se siguen drenando, pero ahora salen por otra puerta, y hay un nuevo intermediario ante la prohibición de venta directa del BCRA”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *