“El Gobierno va siempre por detrás de los acontecimientos”

El Economista dialogó con Osvaldo Giordano (Ministro de Finanzas de la provincia de Córdoba)

 

Entrevista a Osvaldo Giordano Ministro de Finanzas de la provincia de Córdoba Por Pablo Varela

 

El Gobierno Nacional anunció el pasado martes la eliminación del FoFeSo, más conocido como Fondo Sojero, que se conformaba con el 30% de las retenciones a la exportación de soja. La medida, que impacta en las arcas provinciales y municipales fue tomada sin aviso previo. Eso, por lo menos, es lo que señala Osvaldo Giordano, ministro de Finanzas de Córdoba. En entrevista con El Economista, de todos modos, Giordano señala que, a pesar de esa falta de comunicación, la “medida va en el sentido correcto”.

 

¿Cómo tomaron la noticia sobre la eliminación del Fondo Federal Solidario?

Era una de las medidas que estaban evaluando para el año próximo. Buscaban reducir el déficit en 300 mil millones de pesos y una de las alternativas para llegar a esa meta era eliminar ese fondo. En ese sentido era una de las alternativas menos resistidas de todas las que se estaban evaluando, por lo tanto de alguna manera era previsible no contar con esos recursos el año próximo. Lo que no genera certeza es que se haya tomado de manera unilateral y sin consulta previa, pero lo tomamos como parte de la toma de conciencia por el Gobierno de una situación muy crítica que requiere tomar acciones rápidas y decididas a los fines de establecer mecanismos correctores.

 

Se habla de un recorte para Córdoba de alrededor de $3100 millones. ¿Cómo entiende que impacta en la economía de la provincia?

El principal efecto por las características del fondo y el que más nos preocupa, es el de la obra pública municipal. Esto hace suponer que en muchos casos va a suponer un corte abrupto y algo bastante negativo para lo que significa la calidad de vida de la gente y también como generación de empleo, sobre todo porque son obras relativamente sencillas de mano de obra intensiva. En Córdoba nos adelantamos un poco porque creíamos que esto era muy posible que sucediera y firmamos un acuerdo con los municipios y hemos estructurado un mecanismo de financiamiento específico para los municipios que va a permitir compensar y en algunos casos más que compensar, esta pérdida de recursos y de esa manera garantizar que las obras se continúen y además los planes de nuevas obras se mantengan.

 

En cuanto a la quita de reintegros por exportación, el Gobierno aduce que aumenta la masa coparticipable. ¿Usted cree que puede compensarse?

Efectivamente eso compensa, pero compensa menos de la mitad, un tercio. Va a aumentar la masa coparticipable y va a reforzar la riqueza de la provincia. De todos modos, está lejos de ser una compensación plena.

 

¿La lectura que hace de la medida (más allá de la falta de comunicación), es que es correcta en el marco de los desequilibrios fiscales?

La duda es si esto alcanza para corregir la situación. Somos conscientes de que esta situación nos genera mucho daño. Doy un ejemplo: sólo en julio tuvimos una pérdida muy importante de recursos porque la recaudación creció menos que la inflación; la pérdida que tuvimos en un solo mes es muy superior a la pérdida que tenemos por el FOFESO. Si esto lograse detener la crisis, iniciar el proceso de recuperación, bajar la inflación, mantener los niveles de actividad económica y mejorar la recaudación, es bueno para las finanzas de la provincia. Ojalá que alcance. Hasta ahora el gobierno ha ido siempre por detrás de los acontecimientos, la realidad lo ha ido superando. Estas medidas van en el sentido correcto, queda la duda si alcanza para los desequilibrios que ha generado el gobierno nacional y la poca reacción que ha mostrado frente a este problema.

 

La cuestión parlamentaria no es su área, pero en septiembre viene la discusión por el Presupuesto. ¿Cómo está parada Córdoba frente a esa discusión?

Es muy importante que el Gobierno encauce la situación, y el presupuesto es una herramienta clave. Le hemos manifestado a los funcionarios nacionales nuestra predisposición para solucionar el principal problemas que tenemos que es el enorme desequilibrio en el sector público nacional. Lo único discutible es cómo hacerlo. La equidad geográfica en la equidad de los gastos, apuntando fundamentalmente a la gran cantidad de gastos que tiene el gobierno nacional en beneficio de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano. Cualquier plan de actividad debería comenzar por corregir esto.

 

¿Se refiere a lo que tiene que ver con Aysa y subsidios a transporte en el área metropolitana?

Efectivamente. Es más importante por lejos el transporte, por el enorme volumen de recursos que el Presupuesto Nacional asigna al subsidio del transporte en la Capital Federal y en el Gran Buenos Aires. Eso se refleja de una manera muy simple, el boleto en el interior cuesta el doble o el triple que en el área metropolitana.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *