El Gobierno lanza operativo antidefault

El mercado pide más certidumbre sobre el Programa Financiero de 2019

Fuera del radar, “beneficios” del dólar alto y los tres escenarios para 2019

 

El Gobierno cree que no hay probabilidades de un nuevo default, pero varios inversores creen lo contrario. Pruebas de ello son un riesgo país en 700 puntos básicos (y Credit Default Swaps también muy elevados) y la escasa demanda por bonos soberanos “Made In Argentina”.

 

Detrás de eso, está la cuantiosa demanda de dólares de la economía vernácula y su escasa capacidad para generalas, potenciada, lógicamente, por mercados voluntarios cerrados, escasos agrodólares por la sequía (sigue siendo la única fuente de divisas) y el bajo apetito por los emergentes.

 

Por eso, las economías con cuentas corrientes deficitarias, entre ellas, Argentina, quedaron rápidamente en offside ante el nuevo escenario. Todo eso va a la coctelera, se suma con el track-récord criollo, y aparecen los viejos temores de siempre. Aun con los US$ 50.000 millones de Washington. Por eso, las autoridades están activas. Primero, con roadshows por Estados Unidos (allí están los grandes compradores de bonos) y también locales: cada día pasan por el Ministerio de Hacienda economistas, analistas e inversores para hablar con Guido Sandleris o Santiago Bausili, quienes explican con paciencia sus expectativas para el Programa Financiero de 2019. “Estamos muy prefinanciados”, dijo un hombre cercano a Nicolás Dujovne ante El Economista. El próximo mojón será el viaje del propio presidente a EE.UU. (atención con quemar los fusibles) y posiblemente alguna nueva línea de contingencia con EE.UU., tal como se rumorea.

 

“Las necesidades de divisas hasta el 2019 son unos US$ 61.500 millones, compuestos por los US$ 7.500 millones que demanda el sector público y los US$ 54.000 millones que requiere el sector privado. Un monto que supera nuestras reservas y pone al desnudo el talón de Aquiles de la economía, que no es el déficit de las cuentas públicas, sino el déficit externo del sector privado”, dijeron, ayer, desde el CESO.

 

La única verdad es la realidad y, hasta que no baje el riesgo país, el activismo deberá seguir. “Si no se baja el riesgo país no hay medida (intervenciones, tasas altas, encajes, etcétera) que pueda frenar al dólar por más de unos días o semanas. La prioridad tiene que ser dar certezas sobre el programa financiero en moneda extranjera y la comunicación es una pata clave”, reclamó Martín Vauthier (Eco Go) en Twitter durante el fin de semana. En eso está el equipo económico. Aún no alcanza.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *