“El dólar ya está en un nivel alto”

El Economista dialogó con Pablo Goldin (Macroview)

 

Entrevista a Pablo Goldin Macroview

 

El Economista dialogó con Pablo Goldin (Macroview) sobre la frenética jornada de ayer y sobre lo que viene.

 

¿Qué pasó ayer?

Esto arrancó hace algunos meses y se fue complicando en las últimas semanas. Hay dos cuestiones vinculadas, pero que se mezclaron. La primera es cuánta plata necesita el Gobierno hasta las elecciones. Todos empezaron a tirar números y los cálculos del Gobierno fueron confusos. Eso generó incertidumbre, nadie sabía cuánto faltaba y se sumó que los vencimientos de Letes no se renovaban íntegramente, que alimentó las dudas. Y la segunda cuestión es qué pasa en el mercado cambiario y la suba incesante del dólar porque tanto el fondeo del Tesoro como el que tapa el agujero del mercado de cambios es el mismo: las reservas del BCRA, que ya vendió US$ 20.000 M en 5-6 meses, un ritmo insostenible. Pero, insisto, son dos cosas diferentes.

 

¿Cómo impactó el desarme de Lebac?

Luego de varias idas y venidas, están rescatando Lebac emitiendo plata, que después tratan de rescatarla con encajes, colocando bonos a las entidades o vendiendo dólares. El desarme de Lebac, así, termina siendo una mochila. El timing no fue bueno y el modo, desprolijo. No sé en qué quedará el desarme.

 

¿Y cómo interpreta lo del anuncio?

Se escuchaba que se venía algo así. El Presidente lo anunció, peor falta la letra chica. Si son US$ 29.000 M en 2019, es un dato muy importante para la caja del Gobierno y despeja las dudas. Es una cifra fuerte y más si se llegan a reabrir los mercados. Y se verá en 2020-2021. Sería un paso adelante. ¿Pero eso pega en el mercado de cambios? No directamente, pero puede ayudar. Además, también hay que decir que los números externos, me refiero a turismo y comercio, venían mejorando, y lo van a seguir hacienda. El gran tema es el atesoramiento y el dólar para el colchón. A $31-32 no lo paraste y hay que ver qué pasa en $34. Es un tipo de cambio muy alto, similar a la del mercado paralelo en la época del cepo. A algunos los va a llevar a pensar. El último período en el que no comprábamos dólares era en los primeros años de Néstor Kirchner: baja inflación, tipo de cambio alto y pocos pesos. Veremos adónde para el dólar. Quizás, dentro de no mucho, tengamos que salir a defender un nuevo tipo de cambio, algo aún alto, con retenciones, para matar tres pájaros de un tiro: la cuestión fiscal para dejar contento al FMI, desincentivás la compra de dólares y quizás moderás el impacto inflacionario porque, obviamente, va a ser muy alta, como en 2014 y 2016. Además, va a ser más difícil salir de la recesión. Pero son cosas que, en una emergencia, pasan a segundo plano. Hoy, la urgencia es tranquilizar.

Te puede interesar

One Comment

  • Jorge dice:

    No sé vendió lo suficiente, 200, 300,… No es suficiente deberían haber sido, 2000 o más hubieran hecho bajar más notoriamente el dólar. Ahora es más difícil. La gente enloqueció.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *