“El dólar ya está en un nivel alto”

30 de agosto, 2018

 

Entrevista a Pablo Goldin Macroview

 

El Economista dialogó con Pablo Goldin (Macroview) sobre la frenética jornada de ayer y sobre lo que viene.

 

¿Qué pasó ayer?

Esto arrancó hace algunos meses y se fue complicando en las últimas semanas. Hay dos cuestiones vinculadas, pero que se mezclaron. La primera es cuánta plata necesita el Gobierno hasta las elecciones. Todos empezaron a tirar números y los cálculos del Gobierno fueron confusos. Eso generó incertidumbre, nadie sabía cuánto faltaba y se sumó que los vencimientos de Letes no se renovaban íntegramente, que alimentó las dudas. Y la segunda cuestión es qué pasa en el mercado cambiario y la suba incesante del dólar porque tanto el fondeo del Tesoro como el que tapa el agujero del mercado de cambios es el mismo: las reservas del BCRA, que ya vendió US$ 20.000 M en 5-6 meses, un ritmo insostenible. Pero, insisto, son dos cosas diferentes.

 

¿Cómo impactó el desarme de Lebac?

Luego de varias idas y venidas, están rescatando Lebac emitiendo plata, que después tratan de rescatarla con encajes, colocando bonos a las entidades o vendiendo dólares. El desarme de Lebac, así, termina siendo una mochila. El timing no fue bueno y el modo, desprolijo. No sé en qué quedará el desarme.

 

¿Y cómo interpreta lo del anuncio?

Se escuchaba que se venía algo así. El Presidente lo anunció, peor falta la letra chica. Si son US$ 29.000 M en 2019, es un dato muy importante para la caja del Gobierno y despeja las dudas. Es una cifra fuerte y más si se llegan a reabrir los mercados. Y se verá en 2020-2021. Sería un paso adelante. ¿Pero eso pega en el mercado de cambios? No directamente, pero puede ayudar. Además, también hay que decir que los números externos, me refiero a turismo y comercio, venían mejorando, y lo van a seguir hacienda. El gran tema es el atesoramiento y el dólar para el colchón. A $31-32 no lo paraste y hay que ver qué pasa en $34. Es un tipo de cambio muy alto, similar a la del mercado paralelo en la época del cepo. A algunos los va a llevar a pensar. El último período en el que no comprábamos dólares era en los primeros años de Néstor Kirchner: baja inflación, tipo de cambio alto y pocos pesos. Veremos adónde para el dólar. Quizás, dentro de no mucho, tengamos que salir a defender un nuevo tipo de cambio, algo aún alto, con retenciones, para matar tres pájaros de un tiro: la cuestión fiscal para dejar contento al FMI, desincentivás la compra de dólares y quizás moderás el impacto inflacionario porque, obviamente, va a ser muy alta, como en 2014 y 2016. Además, va a ser más difícil salir de la recesión. Pero son cosas que, en una emergencia, pasan a segundo plano. Hoy, la urgencia es tranquilizar.

Dejá un comentario




One Comment

Dejá un comentario