El campo genera uno de cada seis empleos

Así lo demuestra el último informe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (Fada)

 

Por Eliana Esnaola

 

La creación de fuentes de trabajo es el primer, y más importante, efecto multiplicador del desarrollo de las cadenas agroalimentarias. Así lo demuestra el último informe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (Fada), “El campo en números”, el cual señala que las cadenas agroalimentarias generan 1 de cada 6 empleos privados, directos e indirectos, es decir, que en 2017 el campo generó 2.630.318 de puestos de trabajo, el 17% del empleo total nacional (privado).

 

Para arribar a estos números, la fundación consideró tanto los puestos de trabajo directos como indirectos de los eslabones de producción primaria, industrial, transporte y comercialización. De esta manera, cada dos puestos directos el campo argentino generaba un puesto de trabajo indirecto. Por otro lado, destacaron que en comparación a 2016, se crearon 94.130 puestos de trabajo, equivalente a casi toda la ciudad de Gualeguaychú.

 

Ranking

 

Según el estudio de la Fada, el sector primario es el mayor generador de empleo abarcando el 47% del total, 26% lo genera el eslabón comercial, 15% la industrialización de las diferentes producciones primarias, y el 12% restante, el transporte”. Al observar las cadenas agroalimentarias creadoras de trabajo, se destaca la importancia de las economías regionales. Sectores como la vitivinicultura y la producción de frutas, hortalizas, legumbres y cultivos industriales generan el 30% del empleo. “Las economías regionales son de vital importancia para el crecimiento del campo argentino”, indicaron desde Fada. Mientras que la agricultura extensiva genera el 37% del empleo, conformada por las cadenas de soja, maíz trigo, girasol y otros granos; las cadenas cárnicas, crean el 23%, y la cadena láctea, el 9%. En este esquema, también se suma la cadena de la maquinaria agrícola con el 1% del empleo.

 

 

Formateando el perfil

 

Ante este escenario laboral del agro, El Economista consultó a los expertos en recursos humanos sobre las cualidades que deben reunir actualmente los trabajadores del campo y la agroindustria argentina. En este sentido, Federico Nuñez, director de Inspira Recursos Humanos, precisó: “La complejización y el avance de las tecnologías en el agro demanda profesionales cada vez más capacitados, que conozcan tanto del negocio como de las nuevas prácticas y de toda la tecnología que se implementa en el campo”, y advirtió que “el manejo de la tecnología es cada vez más requerido, ya no alcanza con tener solo el conocimiento específico productivo, ahora también se debe saber realizar informes, analizar indicadores, sacar conclusiones, tomar medidas estratégicas y predecir escenarios”.

 

En la misma línea, Enriqueta Gil Belloni, asesora en capital humano de la consultora Globaltecnos SA, apuntó: “Antes no se buscaban personas que se llevaran bien con la tecnología, y de a poco, esta cualidad empieza a ser importante; lo mismo pasa en la producción, antes no era necesario entender mucho del negocio, y hoy, se requiere tener más habilidades en ese sentido, conocer sobre costos, aquello que influye en el resultado, y también, son importantes las habilidades gerenciales para armar y coordinar equipos”. Sumado a todo eso, para Gil Belloni uno de los aspectos más valorados es la experiencia.

 

Otro interrogante que cobra relevancia, es si las empresas agropecuarias, están preparadas para manejar la cantidad de personal que participan en las cadenas agroalimentarias y coordinar el trabajo en equipo del que tanto se habla. Al respecto, Nuñez fue claro y contundente: “Considero que se capacitan mucho menos de lo que deberían. Las grandes empresas tienen sus departamentos de RR.HH., pero no es una práctica común en el rubro. Hay mucho para desplegar tanto a nivel de políticas y estrategias de RR.HH, como en el trabajo a campo”. Por su parte, Gil Belloni analizó: “A diferencia de otros sectores hay un gap bastante grande, la capacitación en RR.HH. no está muy desarrollada”, y reconoció que a las empresas le cuesta poner foco en esa necesidad”.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *