El déficit fiscal primario cayó 35% en julio, pero el financiero se disparó 90,6%

Según informó Hacienda, en los primeros siete meses del año el rojo primario bajó 0,7 p.p. en términos del PIB, mientras que el pago de intereses de la deuda saltó 352%

“Los spreads de los bonos argentinos son exagerados”

 

El déficit fiscal primario (que no incluye el pago de intereses de la deuda) cayó 35,4% interanual en julio, sin embargo, el rojo financiero (que sí lo incluye) se disparó 90,6% a raíz de un salto del 352% en el pago de intereses, informó esta tarde el Ministerio de Hacienda.

 

Desde la cartera que conduce Nicolás Dujovne, celebraron que “en los primeros siete meses del año el déficit primario se redujo 44% en términos reales y 0,7 punto porcentual en términos del PIB”.

 

En el séptimo mes del año, el Sector Público Nacional tuvo un déficit primario de $14.280 millones, 35,4% menos que en igual mes de 2017. Este resultado es consecuencia de que los recursos totales crecieron 7 puntos porcentuales por encima del gasto primario. Por décimo tercer mes consecutivo, los recursos totales -excluyendo extraordinarios- crecieron por encima de los gastos primarios.

 

En los primeros siete meses del año el déficit primario se redujo 44% en términos reales y 0,7 punto porcentual en términos del PIB

 

Hacienda detalló que los ingresos totales crecieron 25,6% interanual (i.a.) y alcanzaron los $232.619 millones donde se destacan los recursos tributarios que sumaron $205.572 millones (18,2% i.a.), liderados por el IVA (39% i.a.), Créditos y Débitos (50% i.a.) y Derechos de Importación (72,9% i.a.). Los Aportes y contribuciones a la Seguridad Social (18,8% i.a.) tuvieron un menor crecimiento en relación a los meses previos, debido al impacto de la reforma tributaria sancionada a fines de 2017 que reduce el importe de las Contribuciones Patronales. Otros ingresos tuvieron un crecimiento de 140% i.a. que obedeció a mayores rentas de la propiedad del Tesoro obtenidas por la prefinanciación del programa financiero de 2018, mayores colocaciones del FGS (p.e. préstamos a Provincias y programa Argenta) e ingresos de capital por ventas de terrenos y otros activos físicos.

 

Por su parte, los gastos primarios se incrementaron sólo 19,1% i.a y alcanzaron $246.899 millones, con una caída de 9,2% en términos reales. Los gastos de capital de julio fueron de $16.786 millones, lo que implica una reducción de 19,2% i.a. y un incremento de 20% en relación al promedio mensual del primer semestre de 2018. Las transferencias corrientes presupuestarias a provincias tuvieron un incremento de 0,5% i.a. El gasto operativo creció 16,7% i.a. y estuvo repartido entre el gasto en personal, que se incrementó 18,2% i.a. y los Bienes y Servicios, que aumentaron 11,1% i.a. Los subsidios económicos crecieron 17,9% i.a. en conjunto. Dentro de este último concepto, aquellos destinados al transporte se incrementaron 2,5% i.a. y los energéticos crecieron 38,4% i.a., debido al impacto del tipo de cambio y las menores temperaturas en relación al invierno pasado. En cambio, las prestaciones sociales crecieron 27,4% i.a., 8 p.p. por encima del nivel general, producto del ajuste automático de las principales prestaciones (jubilaciones, pensiones y asignaciones).

 

El pago de intereses de la deuda saltó 352% interanual en julio

 

En cambio, el déficit financiero fue de $62.380 millones y se incrementó 90,6% i.a. El pago de intereses alcanzó los $48.100 M (352% i.a.) como consecuencia, por un lado, de haber pagado en julio -dado que fue inhábil el 30/06/18- la suma de $22.800 M de intereses que el año pasado se habían abonado en el mes de junio y, por el otro, al pago de $7.800 M correspondientes al primer cupón de intereses de la colocación de deuda realizada en enero de este año.

 

En los primeros siete meses del año el déficit primario fue de $120.104 millones, es decir, 27,8% menos que en el mismo período de 2017.

 

En términos del PIB, el déficit primario acumulado a julio fue de 0,9%, esto es una reducción de 0,7 p.p. respecto a igual período de 2017. Esta reducción fue producto de un diferencial de 7 p.p. (+26,2% vs. +19,3%) entre el crecimiento de los recursos (que totalizaron $1.427.619 millones) y los gastos primarios (que se ubicaron en $1.547.723 millones), que se amplía a 10 p.p. si se excluye el efecto de los recursos extraordinarios (sinceramiento fiscal en 2017 y utilidades del Banco Nación en 2018). A su vez, el déficit financiero acumulado (2,4% del PIB) cayó 0,4 p.p. respecto al mismo período del año pasado.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *