Con la corrida reactivada, el dólar se dispara y ya roza los $30

En un día negro para las monedas emergentes, el peso se devaluó con mayor fuerza por los desequilibrios locales y sin intervención del BCRA

Con la corrida reactivada, el dólar se dispara y ya roza los $30

 

Por Juan Strasnoy Peyre 

 

Los días de tensa calma quedaron en el olvido. Es un hecho, la corrida se reactivó y la leve baja del dólar que costó cerca de un mes, se esfumó en apenas tres días. En un viernes complejo para las monedas de los países emergentes por el fortalecimiento de la divisa estadounidense, el peso argentino volvió a dar la nota, con una caída superior a la mayoría. El tipo de cambio local, acorrlado por los desequilibrios internos y la desconfianza de los inversores, aceleró su escalada hasta los $29,80 (+$1,10) en las entidades de la city porteña.

 

El salto en el segmento minorista acompañó la suba en el mayorista, donde el dólar terminó en el récord de $29,25 (+4,05%) en una rueda inestable y de marcada fluctuación. El mercado, desconfiado de la solvencia argentina, impulsaba una fuerte suba del riesgo país (que mide el JP Morgan) al borde de los 700 puntos básicos, su máximo nivel desde febrero de 2015, en medio de una caída de la deuda soberana en dólares.

 

El temor tiene múltiples factores locales: los analistas consideran que los US$ 50.000 millones del FMI no alcanzan para hacer frente a los compromisos, el programa fiscal del Gobierno no convence a los inversores, el déficit de cuenta corriente persiste, la recesión será más profunda que la proyectada y la investigación por la corrupción en la obra pública durante el Gobierno anterior salpica a actores protagónicos del stablishment nacional. Además, la oferta de divisas se comprimió, con la reducción a la mitad del monto de la subasta diaria del Tesoro y la caída de las liquidaciones del agro.

 

El analista financiero Christian Buteler lo explicó así: “Cuando tenes las defensas bajas, lo que para otro puede ser un resfrío en vos se convierte en una pulmonía”. “Hoy el dolar sube en el mundo y también acá. Pero que acá lleve una suba superior al 50% (en el año) cuando nuestros vecinos tienen subas del dólar menores a la mitad habla del pésimo manejo monetario que tuvo y tiene el BCRA”, agregó.

 

 

En el mundo, el índice dólar se subía contra una canasta de monedas ante las tensiones comerciales globales y el fortalecimiento de la economía de EE.UU. El país más afectado fue Turquía, que se enfrenta una fuerte tensión comercial con el gigante norteamericano. Hoy, Donald Trump anunció anunció un aumento del 100% en los aranceles sobre las importaciones de acero y aluminio de aquel país. Así, la lira turca se derrumbó 19%. Pero inmediatamente después de ese caso excepcional se ubicó el peso argentino.

 

“El fuerte salto experimentado por el dólar en el segmento mayorista lo hizo acomodar en el nivel más alto del año. La tendencia compradora acompañó el ciclo de fortaleza del dólar a nivel mundial, pero con una intensidad no esperada por el mercado”, señaló Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio.

 

El volumen operado en el MULC no mostró una suba importante: se pactaron US$ 559,035 millones. Por eso, Buteler cuestionó la falta de intervención para contener la corrida, condicionado por las exigencias del Fondo para dejar flotar el dólar. “El BCRA debería evitar tanta volatilidad en el tipo de cambio, sobre todo luego de una suba del 50% en el año y más aun cuando el movimiento se da con tan poco volumen. Si necesita permiso del FMI que salga a pedirlo, el impacto de variaciones bruscas en el tipo de cambio en Argentina no es similar al de otros países de la región”, planteó.

 

Por eso, crece la preocupación sobre el impacto que tendrá esta nueva devaluación en la economía real. Como siempre, el traslado a precios redundará en algunos punto más de inflación y presumiblemente la autoridad monetaria seguirá postergando una baja de las tasas. Todo eso en un contexto recesivo, que se espera que sea más extenso y profundo que lo vaticinado por el Ejecutivo.

 

Martín Alfie, economista en jefe de Radar, puso el acento en el déficit externo: “No sorprende que siga la crisis cambiaria si hay un equipo económico que cree que con sobre-cumplir metas fiscales y mejorar el balance del BCRA, cambiando deuda en pesos por deuda en dólares, son la solución a un problema de balance de pagos”. “Lo más preocupante de la crisis de balance de pagos que estamos atravesando no es sólo la crisis, sino las limitaciones a intervenir para intentar administrarla con cierta prudencia que se autoimpuso el gobierno o el FMI. Que el ajuste lo haga el mercado es muy riesgoso”, agregó.

 

 

Ante el desplome de las expectativas, el mercado comenzó a demandar acciones concretas del Ejecutivo. En esa línea, el analista Juan Ignacio Paolicchi apuntó: “El riesgo país alcanza los 700 puntos básicos. Me parece que es urgente algún anuncio del Gobierno que revierta las expectativas. La salida de capitales puede seguir agravándose”.

 

Por su parte, desde Delphos señalaron ayer en su reporte diario que “a nuestro país le faltan entre US$ 20.000 y US$ 30.000 millones para cerrar el plan financiero hasta 2019, y los mercados de financiamiento le son esquivos. Así, el plan acordado con el FMI estuvo mal planteado ya que no sacó a nuestro país de los mercados. El supuesto de rollover de la deuda, y de las Letes en dólares, hoy resulta ser muy optimista, y en estas condiciones el programa deberá ser reformulado. Se necesita un nuevo paquete, llámese repo, swap, préstamos de países, otros organismos internacionales o reformulación del acuerdo con el FMI. Esa noticia podría ser la que ponga fin al mal humor actual”.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *