Brasil estaría dispuesto a renovar el flex automotriz con Argentina

El presidente de Anfavea señaló que los gobiernos de Argentina y Brasil están encontrando consensos para alcanzar un acuerdo

 

En medio de las discusiones bilaterales sobre el flex -el coeficiente que establece el límite para el desbalance entre el comercio de autopartes y vehículos entre Argentina y Brasil-, ayer, Antonio Megale, el presidente de Anfavea, la asociación que nuclea a los fabricantes de vehículos automotores brasileños, dijo que “los gobiernos están encontrando el consenso para llevarlo a cabo”. La palabra final la tendrán, lógicamente, las autoridades, pero es un indicio de que las posiciones se estarían acercando.

 

El acuerdo, que vence en 2020, sería renovado hasta 2023. No obstante, “todavía es necesario ver cómo quedará el flex tras la nueva negociación”, dijo el presidente de Anfavea en declaraciones a Valor Económico.

 

Brasil produjo, en los siete primeros meses de 2018, 1,68 millones de vehículos, con un crecimiento de 13% frente al mismo período de 2017. No obstante, Megale aclaró que las proyecciones para las exportaciones de autos brasileños son las mismas que para el año anterior por “la caída de la demanda argentina”.

 

Hoy en día el flex establece que, por cada dólar exportado por Argentina, Brasil puede vender hasta US$ 1,50 sin la incidencia del arancel común de 35% para los vehículos exportados fuera del Mercosur.

 

Desde la asunción de Mauricio Macri, el flex se cumplió sólo en mayo del 2016, según datos de Adimra, y creció fuertemente el desequilibrio sin que se aplicaran multas. Para Megale, el flex ahora tenderá a normalizarse por el crecimiento del mercado de Brasil al mismo tiempo que el mercado argentino permanecerá estancado. Cerrar esta brecha podría ayudar a solventar el déficit comercial que afecta a Argentina y rondó US$ 8.000 millones en 2017.

 

Francisco Roland (Abeceb) explicó a El Economsita que el desbalance en el flex se explica mayoritariamente por una cuestión de mercado ya que Argentina estuvo en un proceso de transformación en el que se especializó más en vehículos medianos y pickups. “Esa situación hoy se está empezando a revertir parcialmente”, explicó Roland, tras la avalancha exportadora que vino desde Brasil en los últimos años y que dinamitó el acuerdo.

 

“Con la caída que esperamos del mercado para Argentina para este año y el que viene las cuentas mejorarán”, indicó. Tanto en 2016 como 2017 los números de patentamientos fueron sorprendentemente buenos en Argentina y en Brasil no fueron tan positivos como se esperaban. “Hubo un desbalance que va a condicionar el cumplimiento del acuerdo hasta 2020”, proyectó Roland. Si el acuerdo se extiende, recién en 2022 o 2024 el flex podría llegar a cumplirse según Abeceb.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *