Aerolíneas arma su propia mesa de competitividad

Convocó a los seis gremios que representan a sus trabajadores a una “discusión franca” y “sin condicionamientos previos” sobre la competitividad de la empresa

 

Aerolíneas Argentinas convocó a los seis gremios que representan a sus trabajadores a una “discusión franca” y “sin condicionamientos previos” sobre la competitividad que permita a la empresa iniciar una nueva etapa de crecimiento, informaron desde la empresa.

 

Así, el flamante presidente de Aerolíneas Argentinas, Luis Malvido, empieza a imprimir su sello en la gestión diaria de la aerolínea de bandera. Ayer, recibió a los representantes de las seis entidades gremiales que agrupan a los trabajadores de la empresa. “En ese encuentro les propuso una ronda de diálogo gremio por gremio acerca de un listado de condiciones laborales”, dijo la empresa en un comunicado. El objetivo, explicó, es potenciar la competitividad frente a las nuevas inversiones que requiere el potencial de crecimiento de la empresa.

 

“La línea aérea enfrenta un déficit pronunciado que obligó a todos los argentinos a hacer aportes de US$ 678 millones por año promedio durante una década. En los dos últimos años y medio se trabajó intensamente en reducir los pedidos de subsidios al Tesoro, pero ahora debe encararse una nueva ronda de discusión buscando hacer más productivo el trabajo de los 12.250 empleados de la empresa”, explicaron. El motivo, entre otros, el ingreso de las low-cost en la competencia.

 

Entre 2015 y 2018, Aerolíneas Argentinas pasó de 74 a 83 aviones, pero además 24 de esos aviones son nuevos. Eso implicó un gran esfuerzo de inversión por parte de la compañía y un sólido apoyo del Tesoro. “Ahora se abre una nueva etapa, con la necesidad de renovar de manera urgente parte de la flota de vuelos transatlánticos y de cabotaje Embraer”, explicaron.

 

Sin la incorporación de al menos dos nuevos aviones en el transcurso de 2019, Aerolíneas no estará en condiciones de cubrir todas sus rutas internacionales y la decisión sobre esas aeronaves debe tomarse en los siguientes sesenta días.

 

Por su parte, Austral tiene urgencias similares. Debe definir en los próximos noventa días la renovación de su flota Embraer, ya que necesita aviones más modernos y de mayor porte para poder competir con los nuevos operadores que llegan al mercado.

 

“El Grupo Aerolíneas Argentinas ha trabajado fuertemente en la búsqueda de una mayor productividad. Renegoció contratos consiguiendo ahorros millonarios, como con las empresas de reservas de pasajes, que significó reducir los pagos anuales en US$ 30 millones. Redujo en US$ 80 millones por año sus compras con un proceso de licitaciones transparentes y amplias. Bajó los costos financieros al publicar sus balances en fecha y forma. Hoy, la compañía busca dar un paso más, junto a todos sus empleados, en la búsqueda de mayor competitividad. Se apunta a igualar los niveles de otras empresas que operan en el mercado”, agregaron desde la firma.

 

En ese sentido, la empresa ha abierto en más de una ocasión mesas de diálogo con sus trabajadores buscando discutir condiciones laborales que permitan llevar su competitividad a los estándares de la industria, sin afectar la seguridad y calidad del servicio. “Pero los resultados de ese diálogo han sido insuficientes para enfrentar lo desafiante del momento actual del mercado. Y, sobre todo, para aprovechar las oportunidades que ese mismo mercado nos está ofreciendo”, admitieron ayer. “Por eso, Aerolíneas hizo ahora una convocatoria a sus dirigentes gremiales, dado que el tiempo que ha transcurrido sin obtener resultados pone en riesgo las inversiones y la sustentabilidad futura de la compañía”, concluyeron.

 

Las reuniones con los gremios comenzarán esta misma semana y serán individuales con cada colectivo laboral en función de que los temas a discutir son específicos de cada sindicato.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *