Se firmaron los primeros contratos PPP para construir rutas y autopistas

20 de julio, 2018

 

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, encabezó el acto en el que se firmaron los primeros dos de los seis contratos de concesión para los corredores viales licitados en el marco de la primera etapa de proyectos de Participación Público Privada (PPP) viales. Estuvieron presentes Patricia Gutiérrez, administradora general de Vialidad Nacional; José Luis Morea; secretario de Participación Público Privada del Ministerio de Hacienda; y representantes de las empresas involucradas.

 

“Es un día histórico para la obra pública de nuestro país. Firmamos los primeros contratos de Participación Público Privada para transformar las rutas argentinas y que dejen de ser rutas de la muerte. Es un cambio profundo en la manera de hacer obra pública: a largo plazo, con transparencia y planificación, conceptos que no se asociaban a la política”, dijo Dietrich.

 

El Corredor Vial A estará a cargo del consorcio integrado por las empresas Paolini, Vial Agro e INC, quienes administrarán 706 km de rutas nacionales en Buenos Aires: desde Las Flores a Coronel Dorrego (RN 3) y desde Olavarría a Mar del Plata (RN 226). Entre las principales obras que deberán desarrollar durante los próximos cuatro años se encuentra la transformación en autopista del tramo Las Flores-Azul y la adaptación a ruta segura hasta Cnel. Dorrego, ambos sobre la RN 3. Mientras que sobre la RN 226 se transformará en ruta segura entre Azul y Mar del Plata.

 

 

El Corredor Vial C estará a cargo de la empresa José Cartellone Construcciones Civiles, quien administrará 778 km de la ruta nacional 7 en Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza. Los principales proyectos que deberá ejecutar en los próximos cuatro años son la transformación en autopista de la travesía urbana de Junín (Buenos Aires), la variante a Desaguadero (límite Mendoza/San Luis) y la ruta segura Junín-límite Córdoba/San Luis que continuará los más de 200 km de autopista sobre la RN 7, que se están construyendo entre Junín y Luján y ya tiene un avance de más del 40% en total.

 

 

“La firma del contrato es el punto de partida para el inicio de uno de los proyectos de infraestructura más importantes de nuestra historia. Gracias a esta herramienta vamos a poder mantener el nivel de ejecución de obras récord de los últimos dos años y generar miles de nuevas oportunidades de crecimiento y desarrollo para los argentinos”, afirmó Gutiérrez.

 

“Las firmas de los contratos en el día de hoy muestran la confianza del sector privado en el mediano y largo plazo argentino. El plan de PPP busca poder cerrar ese enorme déficit de infraestructura heredado, y poder lograr mejorar la calidad de vida de todos los argentinos con obras que nunca se habían realizado”, agregó Morea.

 

Nueva Red de Autopistas y Rutas Seguras

 

El Plan general de la nueva Red de Autopistas y Rutas Seguras está dividido en tres etapas de licitación. Comprende una inversión superior a los US$ 12.500 millones durante los primeros cuatro años y US$ 4.200 millones adicionales durante los siguientes once.

 

Las tres etapas comprenden la intervención de más de 7.200 km de rutas nacionales, mediante la construcción de 1.610 km de autopistas, 3.310 km de ruta segura, 324 km de obras especiales y 26 km de variantes; en total, 5.270 km. Los restantes 2.077 km serán intervenidos a través de obras de mejoras y mantenimiento de la red vial existente.

 

 

Primera etapa

 

La primera etapa de proyectos viales PPP comprendió la licitación de seis nuevos corredores viales –A, B, C, E, F y Sur- que abarcan más de 3.300 km de rutas nacionales de Buenos Aires, Córdoba, La Pampa, Mendoza y Santa Fe. El plan de obras para estos corredores implica obras en más de 2.500 km a través de la construcción de nuevas autopistas (813 km), rutas seguras (1.494 km) y obras especiales (252 km), así como 17 variantes a distintas localidades.

 

La inversión total estimada para la primera etapa es superior a los US$ 8.000 millones en total: US$ 6.000 millones durante los primeros cuatro años y más de US$ 2.000 millones durante los siguientes, en obras complementarias y de mantenimiento. El proceso licitatorio de esta etapa contó con 32 ofertas que realizaron diez consorcios, compuestos por diecinueve empresas nacionales y siete internacionales.

 

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *