7 propuestas para atravesar la tormenta

El Economista dialogó con varios analistas en búsqueda de ideas para dejar atrás estanflación

 

Por Juan Manuel Antonietta

 

En la tormenta en la que se encuentra el país, según el propio Mauricio Macri, la navegación del barco es muy difícil y el margen para timonear, escaso. El acuerdo con el FMI condiciona la política monetaria y fiscal e incluso hay cierto control sobre el tipo de cambio vía las metas de reservas. Asegurar la estabilidad y llegar sin sobresaltos a 2019 es el principal desafío, pero también debe (ría) serlo que la economía real no sufra tanto en ese complejo periplo. Para eso, El Economista dialogó con cuatro economistas en búsqueda de propuestas, como quiere el Presidente, para que el barco llegue al puerto, y lo más entero posible.

 

  1. Que vuelva el crédito. Según Martín Alfie (Radar) son necesarias políticas de créditos accesibles para las empresas dado el alto nivel de tasas que hoy impera. En sintonía, Agustina Gallardo (UBA) explicó que el Gobierno podría impulsar medidas de segmentación del mercado de crédito y ofrecer líneas flexibles para los sectores productivos, “dado que la tasa de referencia de 40% hoy se ve imposible de reducir por culpa de las medidas tomadas hasta el momento”, aclaró. Según Matías Carugati (Managment & Fit), los bancos públicos podrían otorgar créditos más beneficiosos que los privados para que la cadena de pagos no se resienta tanto mientras las tasas continúan en estos niveles altos.
  2. Paraguas para los sectores vulnerables. Carugati explicó que está contemplado en el acuerdo con el FMI el aumento del gasto social si la situación empeora. “Amortiguar el impacto en consumo vía créditos como el Argenta es una buena opción”, opinó. “El Estado debería cuidar los ingresos de los sectores más propensos al consumo y canalizarlos hacia la demanda de bienes y servicios locales, reimpulsando programas como Precios Cuidados y Ahora 12 para productos de origen local”, dijo Gallardo. En la misma dirección, Rodrigo Alvarez (CEO de Analytica) señaló que el Gobierno debería avanzar con los acuerdos de Revisión Tarifaria Integral (RTI) que tienen un doble impacto: por un lado, frenan la aceleración inflacionaria y, por el otro, aumentan el ingreso disponible de las familias en un marco de tasas de interés reales demasiado elevadas. Según Alfie, el Gobierno tiene que dar marcha atrás con la reducción de algunas asignaciones familiares (instrumentadas el viernes pasado), asistir con bonos para los beneficiarios de programas sociales y garantizar la reapertura de paritarias de aquellos sectores que hayan quedado desactualizados.
  3. Más herramientas para el BCRA. Si bien en el último tiempo ha quedado casi como una estrategia prohibida, para el economista en jefe de Radar el BCRA tendría que buscar la posibilidad de utilizar más el dólar futuro y ventas de spots para no forzar tanto la herramienta de las tasas de interés.
  4. Vigilar más de cerca la cuenta corriente. “En el corto plazo, una administración más inteligente del comercio exterior puede mejorar la situación”, opinó Alfie y ejemplificó con medidas como un monitoreo más efectivo del cumplimiento del flex automotriz. “También habría que buscar herramientas para desalentar el gasto en bienes transables sin fines productivo, como, por ejemplo, turismo”, agregó.
  5. Que no se vuelva a atrasar el tipo de cambio. Desde otra perspectiva, Carugati señaló que el principal desafío para solucionar el problema de la cuenta corriente es intentar evitar otro ciclo de apreciación del dólar. Este mismo desafío de mantener la competitividad cambiaria ganada a costa de la crisis es el que observa Alvarez junto con “reducir los costos de nuestras exportaciones con desarrollo logístico, tecnológico y mediante acuerdos comerciales”. Además de la inversión pública y privada, “este reto puede ser acompañado desde el Estado espoleando sectores estratégicos de valor agregado con parte de la holgura fiscal conseguida”, opinó desde Analytica.
  6. Un BCRA claro. “Es importante que el BCRA sea transparente en cuanto a las medidas que toma y las razones por las cuales lo hace”, opinó Carugati y señaló que “las formas son importantes y, por ejemplo, la suspensión de las conferencias del IPOM no ayudan”. Alvarez, por su parte, agregó que “el BCRA debe ir desarmando el combo de medidas contractivas adoptadas, al tiempo que se estabilizan las expectativas sobre el tipo de cambio, para morigerar así el impacto recesivo de las tasas de interés reales tan elevadas”.
  7. Que el Estado compre. Según Gallardo, lo fundamental en contextos recesivos es que el Estado no se retire de la actividad, y opinó que “el Gobierno debería poner el foco en las políticas de compras públicas (como la Ley de Compre Nacional recientemente sancionada) de modo de poder canalizar el poder de compra del Estado para dinamizar la producción local y favorecer la generación de empleo y valor agregado”. Asimismo, concluyó que “sería importante impulsar y monitorear la integración de empresas locales a los proyectos de PPP para morigerar el impacto de la ralentización de la obra pública y frenar el deterioro del entramado productivo local”

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *