Los indecisos, clave en la discusión del aborto

Son casi treinta los diputados que no definieron su voto

 

En dos días, a las 11 horas, comenzará en el recinto de la Cámara de Diputados la discusión respecto a la legalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). Previamente habrá un examen no menor para los legisladores que promueven este proyecto, que es la firma del dictamen en el plenario de comisiones y que determinará el orden del debate en la sesión.

 

Hay poco para resolver antesa de la sesión. Los impulsores de la legalización del aborto ya alcanzaron el consenso en un proyecto que reuniría, entre los confirmados, 116 respaldos. Del otro lado, la oposición se unirá en un dictamen en rechazo a la ley, que supera por la mínima los votos positivos. Pero hay un grupo que según la fuente llega a los treinta escaños que aún no han decidido o no han dejado trascender su posición.

 

En la última semana, han sido varios los diputados que optaron por definir la orientación de su voto. El exgobernador de la provincia de Buenos Aires, Felipe Solá, hizo público su apoyo tras visitar a Pedro Cahn, director de la Fundación Huésped. El sábado lo contó vía Twitter el justicialista Pedro Miranda, que definió su respaldo a la legalización “después de escuchar en los debates a especialistas del derecho y la salud”, según contó. En la misma línea se expresó el diputado mendocino José Luis Ramón, que integra el bloque de Evolución Radical que preside Martín Lousteau. Un caso particular es el del macrista Facundo Garretón, de Tucumán, mencionado por el obispo de su provincia para que incline su voto hacia el rechazo. Pese a que aún no confirmó el sentido de su voto, sería en favor de la ley.

 

“Hay entre diez y quince que no definieron y el final es absolutamente abierto”, aseguró Lipovetsky

 

Las diputadas y diputados que encabezan la negociación por la legalización aseguran que el número de treinta indecisos es mucho más acotado pero prefieren no dejar trascender los últimos cambios para evitar presiones o distintas situaciones que se han vivido estos últimos días. Según Daniel Lipovetsky, presidente de la comisión cabecera de esta discusión, hay sólo “entra diez y quince indecisos”. No obstante, reconoció que el final es “absolutamente abierto”. Al asegurar que mañana se firmará el dictamen, señaló que “todos coincidimos en tener un dictamen moderado, que tal vez no es la mejor ley pero si la mejor posible”.

 

Mañana será el último debate en en plenario de cuatro comisiones y habrá firmas de dictámenes. El que promueve la legalización superaría por una distancia menor a cinco votos al rechazo. De esta forma, será el primer proyecto a discutir este miércoles en una sesión que se prolongaría por más de quince horas. Por no cumplir con el plazo de los siete días de observación, para incluir el dictamen en el temario de la sesión del miércoles tendrá que haber un apoyo de dos tercios de la Cámara Baja. Estaría el compromiso político entre los dos sectores para que ese número se haga presente y se dé el debate.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *