“Lanzamos una billetera para pagar servicios”

El Economista dialogó con Claudio Castro, Gerente del Segmento de Personas de Gire-Rapipago

 

Entrevista a Claudio Castro Gire-Rapipago Por Ariel Bazán

 

En medio de una mayor digitalización de los medios de pago, Rapipago se lanzó hace unos meses a tener su propia billetera virtual. En una entrevista con El Economista, el Gerente del Segmento de Personas de Gire-Rapipago, Claudio Castro, habló sobre esta nueva herramienta, la flamante Clave Virtual Uniforme (CVU) y la competencia con las fintech.

 

¿Cómo es la billetera virtual que lanzaron hace unos meses?

En Gire tenemos una “wallet” que permite pagar servicios desde el celular, hacer transferencias entre personas, hacer cash-in y cash-out en cualquiera de los 4.000 puntos de nuestra red, y recargar el celular. Es interesante el concepto que permite llevar el dinero en el celular. Y a veces es hasta un tema de seguridad: mucha gente quiere el saldo ahí por si le llegan a robar, ya que la billetera opera con credenciales y claves y se la puede bloquear. La “billetera Rapipago” arrancó hace seis meses y ya la usan 60.000 usuarios.

 

Nuestra ‘wallet’ permite pagar servicios, hacer transferencias, cash-in y cash-out, y recargar el celular. Además, nos
permite fidelizar clientes con el pago de servicios y meternos en las transferencias

 

¿Se vienen entonces las “wallets” en el sector?

Al principio fuimos unos 3 o 4 los que movimos primero. Además de la nuestra, están las billeteras de Prisma (TodoPago), Link (ValePei), Nación Servicio (PIN), y Mercado Libre (MercadoPago). Parecía que iban a salir muchos más pero por ahora somos una decena de jugadores, cada uno en un nicho específico: por ejemplo, nosotros estamos orientados al pago de servicios y facturas y a la transferencia entre personas. Por otra parte, hay una gran interconexión entre todos los jugadores, ya que muchas de esas billeteras, como la de PIN, hacen cash-in y cash out con nosotros. O sea, es un ecosistema muy cooperativista.

 

¿Y la gente se adaptará rápido a estos dispositivos?

Va a ocurrir como con los cajeros automáticos, que en su momento la gente veía como una tecnología nueva de la que desconfiaba y hoy es supernatural usarlos. Hoy los millenials directamente no usan otro dispositivo más que el celular, por eso nos estamos preparando para un segmento que muy pronto será económicamente activo. Y a esto se suma el impulso que el BCRA le viene dando a las “wallets”, por ejemplo con una reciente regulación que permite acreditar sueldos en las billeteras virtuales.

 

La CVU es un gran paso porque permitirá interconectar todo el ecosistema de billeteras virtuales

 

¿La “wallet” les permite a ustedes fidelizar clientes con el pago de servicios?

Sí, y meternos también en las transferencias entre personas, que no era un servicio que tuviéramos en la línea de cajas. Además, este año queremos complementar esta herramienta con una tarjeta prepaga que permita operar en los comercios locales, del exterior, y por e-commerce. Funciona como una tarjeta de crédito pero se puede consumir sólo el saldo que se precargue, como ocurre con el teléfono y la SUBE. Como se puede ver, estamos reinventándonos: veníamos de ser una empresa análogica porque cobrábamos sólo en efectivo, luego pasamos a cobrar con débito en más de 3.500 sucursales, después lanzamos la “wallet” y muy pronto saldremos con la tarjeta.

 

¿Cómo incidirá en el negocio la nueva Clave Virtual Uniforme (CVU)?

La CVU es un gran paso porque permitirá interconectar todo el ecosistema de billeteras virtuales con las cuentas bancarias. Tenemos 120 días desde que salió la Comunicación del BCRA para adaptarnos y estamos trabajando en eso. Realmente es un avance importante en la interoperabilidad de los dos mundos: el de las cuentas virtuales y el de las cuentas bancarias.

 

En este escenario, ¿van a tener una fuerte competencia con las fintech?

Es verdad que vamos a tener más competencia con ellas, pero estamos convencidos de que todo esto servirá para ampliar la torta y no para pelearnos por los mismos clientes. Por ejemplo, a Ualá le prestamos nuestra red para hacer cash-in y cash-out, y pronto para el pago de servicios e impuestos. Creo entonces que el BCRA, las fintech, los bancos digitales, y nosotros estamos ampliando claramente la torta y colaborando con la inclusión financiera.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *