La OCDE también debe esperar el “segundo semestre”

Pese a la postergación, Argentina tiene amplio apoyo, y pronto podría ser invitada

 

Argentina tendrá que esperar, aunque quizás no tanto, para entrar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) porque, finalmente, en la reunión de ayer, realizada en París, la invitación no se concretó. No obstante, las expectativas son buenas porque, como dicen en la Casa Rosada, “venimos haciendo los deberes y nos quieren apoyar”. En rigor, el Gobierno espera que, en la segunda mitad del 2018, se pueda acceder a la invitación, que luego demandará un tiempo hasta que se concrete el ingreso definitivo.

 

El acceso a la OCDE es una de las prioridades del Gobierno, junto con el TLC con la UE. Pertenecer a ese selecto grupo de países (según ellos, “el club de la buenas prácticas”), estiman, traerá muchos beneficios en términos de reputación, comercio e inversión extranjera. El visto bueno de los más importantes miembros (Estados Unidos, Francia, Japón y Alemania, entre otros) es el factor clave que otorga muy buenas perspectivas.

 

El proceso de entrada, no obstante, es largo y exige reformas. El caso de Colombia habla a las claras de las dificultades: ayer, luego de 8 años de intentar, finalmente logró entrar. En el camino, el país tuvo que incorporar varias prácticas del organismo antes de lograrlo.

 

Sobre Argentina, el apoyo casi unánime de los países miembros es el factor que explica que en solo dos años se esté considerando su ingreso. El 31 de mayo de 2016, el Gobierno de Mauricio Macri realizó el primer pedido de ingreso e hizo grandes progresos desde entonces.

 

Se estima que, una vez aceptado el país, el proceso de incorporación al organismo puede demorar hasta 3 años.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *