Gesto de Vidal a Posse, ese aliado incómodo

La gobernadora estuvo ayer en en San Isidro compartiendo una actividad con el intendente

 

Hace unas semanas en el Concejo Deliberante de San Isidro se dio un hecho singular. Con el respaldo del peronismo y del massismo, Gustavo Posse logró remover al presidente del cuerpo (Carlos Castellano, exaliado del intendente), primero en la línea sucesoria, para reemplazarlo por alguien de su confianza (Andrés Rolón). Fue una maniobra que la oposición no se esperaba y en la que Posse contó con el respaldo de la gobernadora María Eugenia Vidal. Para confirmar ese acompañamiento, la mandataria provincial estuvo ayer en en el distrito compartiendo una actividad con el intendente.

 

Los sectores perjudicados aseguran que la maniobra estuvo coordinada por Vidal, Sergio Massa y el presidente del PJ, Gustavo Menéndez (intendente de Merlo) y que excede a la política sanisidrense. Días después de ese hecho, un acuerdo entre Cambiemos y los intendentes del peronismo le habilitaron a la gobernadora la aprobación del proyecto tarifario que establece la reducción de impuestos en las boletas de servicios públicos. Acuerdo que incluyó, a su vez, una banca en el Consejo de la Magistratura para el sector de Menéndez.

 

Posse no es el prototipo de dirigente que dicen promover en Cambiemos. Intendente en San Isidro desde 1999, logró mantenerse en el poder compartiendo boletas con representantes de todos los espacios.

 

Pese a ser Vidal la dirigente política con mejor imagen, este dato se vio deteriorado en el último tiempo, arrastrada por la caída que golpeó al presidente Mauricio Macri. La situación que atraviesa la provincia no pondría en riesgo su reelección en el distrito, pero sí la obliga a alcanzar acuerdos con los jefes comunales del oficialismo y la oposición para garantizar la gobernabilidad.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *