La industria opera al 64,4%

La industria sigue mostrando números que dan cuenta de una recuperación, pero con lentitud y todavía en niveles bajos

La industria frenó su recuperación en mayo

 

La industria sigue mostrando números que dan cuenta de la recuperación del sector, pero que a la vez demuestran que ese sendero de mejoras va ocurriendo con lentitud y todavía en niveles bajos. El Indec publicó ayer el informe Utilización de la Capacidad Instalada en la Industria (UCII) de febrero, que dio 64,4% de utilización, lo cual es una mejora contra el 61,6% de enero y contra el 60% de febrero de 2017.

 

Desde el Indec reconocieron que hay que tomar con pinzas los datos de febrero (sucede lo mismo con los de enero) porque son meses en los que suele haber paradas de planta que ensucian la comparación. Es el caso de lo que ocurrió con la automotriz, que dio 50,4% de utilización de lo ya instalado entre sus capacidades. Mucho más que el 25,6% de enero y que el 31,5% que había dado febrero del 2017.

 

El director de la consultora Epyca, Martín Kalos, analizó los datos publicados ayer: “El uso de capacidad instalada en la industria de febrero fue 64,4%, recuperando respecto del 60% de febrero del 2017. Pero sigue siendo muy baja, marcando una continuidad con el mal momento de la industria”.

 

Recuperando

 

La automotriz fue una de las grandes impulsoras de la recuperación industrial. Y en buena parte su mejora contra el mismo mes del año pasado se explica por las paradas de planta que se dieron en 2017, que le dejan una base de comparación muy baja al último febrero. Aun así, muchos de los sectores más importantes del sector industrial registraron mejoras, contra febrero del año pasado, no relacionadas con paradas. Usaron más capacidad instalada la metalmecánica excluida la automotriz, las metálicas básicas, los químicos, los minerales no metálicos. Excepción grande para la industria de alimentos y bebidas, por lejos la más importante en términos de volúmenes productivos, que registró una merma contra febrero del año pasado: cayó de una utilización de 62,4% a una de 61,4%.

 

 

Los que traccionan

 

Los otros sectores que lideran la recuperación son los relacionados con la construcción, especialmente traccionados por el impulso keynesiano de la obra pública, y con el agro y el sector energético. Es el caso de las metálicas básicas, que crecieron desde 65,7% hasta 86,2%, gracias a la mayor producción de acero, también el de los minerales no metálicos, que saltaron de 68,7% a 74,2%, con el cemento y el vidrio como protagonistas, abasteciendo la demanda generada por la obra pública y la construcción, también el de la metalmecánica, que creció desde 42,1% hasta 46,2%, abasteciendo a la construcción, el agro y al sector
energético.

 

El informe del Indec destacó: “Los bloques sectoriales que presentan niveles superiores al nivel general son: industrias metálicas básicas (86,2%), refinación del petróleo (82,8%), papel y cartón (77,2%), productos minerales no metálicos (74,2%), sustancias y productos químicos (73,0%) y productos del tabaco (71,5%). Por otra parte, los bloques sectoriales que se ubican por debajo del nivel general de la industria son: productos alimenticios y bebidas (61,4%), productos de caucho y plástico (53,3%), edición e impresión (51,2%), la industria automotriz (50,4%), productos textiles (48,3%) y metalmecánica excepto automotores (46,2%)”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *