El turno del boleto

Luego de la energía, el Gobierno puso el foco en los subsidios para el transporte

 

“El recorte de subsidios al transporte es un paso fundamental para lograr el objetivo de reducción del déficit”, dice un informe de Balanz Capital. Los números muestran que es, junto con la energía, el elefante en la sala. Según Balanz, en el acumulado de enero a noviembre de 2017, el gasto en subsidios ascendió a $90.460 M: 51% se destinó a energía y 43,9% fue para transporte.

 

“Buena parte del recorte del gasto primario se logró gracias a los incrementos en las tarifas de electricidad y esto quedó en evidencia en los números fiscales. En los primeros once meses de 2017 los subsidios verifican una caída del 21,3% interanual. Sin embargo, en el desagregado se observa que es explicado principalmente por la energía, en el que se lleva gastado 40,6% menos que durante 2016. En lo que respecta a transporte, entre enero y noviembre de 2017 se observa un incremento del gasto del 9,2% que, si bien es bajo en términos reales, aún dista mucho del esfuerzo que se hizo en energía”, explican los hombres de Balanz.

 

Un poco más escéptico fueron desde Consultora Ledesma. “(Guillermo) Dietrich dijo que en el sistema de transporte urbano y suburbano los subsidios equivalen a aproximadamente 2/3 de los ingresos totales. Ergo, si los costos aumentan 20% en 2018, para que el subsidio se mantenga constante en valores nominales la tarifa promedio pagada debería subir casi 60%. Si la tarifa promedio pagada va subir menos de 60%, muy probable porque en muchos casos va a bajar (combinaciones), entonces los subsidios van a seguir incrementándose en términos nominales y veremos si llegan a caer en términos reales”, dijo Gabriel Caamaño Gómez.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *