Sin fin: fondos de inversión (uno de Soros) reclaman US$ 650 M

Draw Capital Partners presentó una demanda colectiva reclamando US$ 650 M en pagos atrasados de “intereses sobre intereses”

 

Si bien Argentina salió técnicamente del default después de arreglar con los fondos buitres más conocidos (NML y Dart, entre otros), los pocos que aún siguen dando vueltas intentarán hasta el cansancio recuperar su dinero. Así es que apareció en las últimas horas la noticia de que el fondo Draw Capital Partners presentó una demanda colectiva contra la Argentina reclamando US$ 650 millones en pagos atrasados de “intereses sobre intereses”. El fondo agrupa a más de 200 acreedores internacionales con bonos en default y que no ingresaron a los canjes de 2005 y 2010.

 

Lo que piden estos inversores son “intereses sobre intereses” defaulteados en bonos reestructurados durante las cautelares de 2014-2016 del difunto juez Thomas Griesa. “El juicio es por intereses no cobrados por bonos reestructurados (2005 y 2010) durante el ’embargo’ o cautelares puesto por Griesa a todos los pagos de cupones a bonistas internacionales. Es, oficialmente, un nuevo tipo de demanda contra Argentina”, indicó el analista especializado en deuda soberana de Research For Traders, Sebastián Maril.

 

“Si el juez da curso formarán fila para litigar contra Argentina y se abre un nuevo capítulo en la saga de los holdouts”, agregó el especialista. La jueza Lorena Preska presidirá el caso.

 

Uno de los que reclama es un viejo conocido del país: el fondo británico de George Soros. Si bien participan en la nueva demanda contra el país, los fondos manejados por Soros fueron amigos de la Argentina en el juicio contra Paul Singer y Kenneth Dart. De hecho, actuaron como “amicus curiae” ante Griesa cuando el magistrado bloqueó todos los pagos del país a los bonos performing (los que se venían pagando con regularidad).

 

“Esta es la mayor demanda presentada contra el país en la Corte del Distrito Sur de Nueva York desde que NML presentara el ‘caso madre’ en 2008”, indica Research For Traders.

 

Según la última presentación que hizo el país antes la SEC (el regulador del mercado de capitales de Estados Unidos), se mantienen no sólo juicios como estos en EEUU, sino que hay otros en Alemania.

 

Figura en el paper llamado 18/K que presentó Argentina en enero para emitir los US$ 9.000 millones, un detalle de lo que sucede en el Viejo Continente. Dicen que se han emitido sentencias definitivas por un monto total de aproximadamente € 164,4 millones entre capital más intereses y costos en demandas presentadas contra el país en Alemania.

 

“Varios tenedores de bonos iniciaron procedimientos en Alemania para obtener un tratamiento de pari passu similar al otorgado por los Tribunales de Nueva York. Los tribunales alemanes tanto en el juicio como en el nivel de apelación se han negado a otorgar dicha reparación, aunque tales decisiones están sujetas a nuevas apelaciones”, avisó en el escrito a la SEC.

 

El país cuenta que los demandantes que intentan ejecutar sus sentencias no pueden embargar activos utilizados con fines diplomáticos o consulares, como “cuentas bancarias de la embajada y los consulados de la República”.

 

Pero sí recuerdan que los demandantes en Alemania “han logrado embargar fondos de la República mantenidos con agentes pagadores (para el pago de intereses sobre otra deuda pública)”. “Algunos acreedores también han embargado los reclamos de la República contra otros demandantes (es decir, aquellos que retiraron sus reclamos contra la República o perdieron sus acciones en su totalidad o en parte), quienes son responsables de los costos de la República (honorarios legales de abogados y, si corresponde, tasas judiciales) en virtud del sistema de ‘la parte que pierde paga’ de Alemania, en la medida en que el monto de tales reclamos no haya sido compensado por los demandantes”, detalla el escrito oficial fechado el 4 de enero de este año.

 

Por último, advierte que ciertos demandantes han solicitado el reconocimiento de sus sentencias alemanas en tribunales extranjeros, incluidos los Estados Unidos y Luxemburgo. De esta manera, buscan que la justicia de esos países se haga eco de las demandas y puedan cobrar más rápido sus demanda ya que varios de esos países tiene tratamiento recíproco con EE.UU.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *