Se sobrecumplió la meta fiscal (pero creció el rojo financiero)

Hacienda celebró el rojo primario de 3,9% del PIB (0,3 punto debajo de la meta), pero analistas destacan que, sin el aporte extraordinario del blanqueo, hubiera dado 4,4%

 

Por Mariano Cúparo Ortiz

 

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, presentó ayer en conferencia de prensa los datos del resultado fiscal de diciembre, que cerraron a la vez la totalidad del rojo fiscal 2017. Los números dejaron algunas lecturas contrapuestas, entre positivas y negativas. Dujovne destacó que el déficit primario se redujo en comparación al PIB y sobrecumplió la meta del año. Algunos analistas remarcaron que, dejando de lado los ingresos del blanqueo, la meta no se cumplía. Y otros que el déficit fiscal total (sumando al financiero) creció.

 

Rojo primario

 

El rojo primario, tomando en cuenta los ingresos extraordinarios del blanqueo, dio un acumulado anual de $ 404.142 millones. Un poco por abajo de los $ 409.461 millones que se había propuesto lograr Hacienda. Meta cumplida. Pero en términos relativos al PIB la mejora (siempre con el blanqueo adentro, lo que es discutido por algunos analistas) es más sustanciosa y sobrecumplió: fue del 3,9% del PIB. La meta era del 4,2% y en 2016 había cerrado en 4,3%, lo que supone una reducción de 0,4 puntos. Pero hay un reparo: en 2015 el rojo primario había sido de 3,8%. Todavía no se llegó a ese punto.

 

Para la comparación contra el 2016, desde Hacienda destacaron que a la mejora celebrada hay que agregarle además que el 2017 tuvo menos ingresos por el blanqueo. La diferencia fue 0,9 punto menos del PIB. “Asimismo, hubo menos recursos por 0,2 punto del PIB debido a la devolución parcial del 15% de la precoparticipación a las provincias”, afirmó el comunicado oficial. En cambio,  la comparación contra el 2015 es contra un año que no tuvo ingresos extraordinarios.

 

Como siempre, un optimista Dujovne celebró vía Twitter: “La meta era 4,2% del PIB y déficit logrado fue de 3,9%. Tenemos que tener nuestras cuentas fiscales en orden para lograr un país desarrollado, sustentable e inclusivo. Juntos lo estamos haciendo”. Y agregó: “Por primera vez desde el año 2004 los ingresos crecieron más que los gastos en la Argentina. Y en un año electoral. El gasto cayó 1 punto porcentual del PIB con la economía creciendo. Esto no ocurría desde el año 1991”.

 

De hecho, la mejora de los ingresos fue de 22,6% en la totalidad de 2017 (contra 2016) y los gastos crecieron 21,8%. Y si en la comparación no se tuvieran en cuenta los ingresos del blanqueo, la diferencia sería incluso mayor (porque 2016 tuvo un alto componente de blanqueo) con los ingresos mejorando 28,1%.

 

Otro dato destacado por el director socio de Consultora  Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, destiñe un poco más el color del anuncio oficial: sin los ingresos del blanqueo el rojo primario hubiese sido 4,4% (0,2 punto por encima de la meta y 0,6 punto por encima del 3,8% de 2015, aunque 2,2 puntos por debajo del 6,6% de 2016).

 

 

Rojo financiero

 

Más allá del optimismo oficial, una de las principales críticas contra el sendero que viene siguiendo lo fiscal pasa por lo que sucede con el resultado total, es decir el financiero, que le agrega al primario los gastos que generan los intereses de la deuda. Muchos analistas consideran que ese número es clave en épocas en las que la política económica se sostiene en la toma de deuda.

 

El director del Centro de Estudios Económicos de Orlando Ferreres y Asociados, Fausto Spotorno, si bien señaló que “la meta fiscal del 2018 no quedó muy lejos”, también criticó: “Bajó el déficit fiscal primario y se sobrecumplió la meta. Pero se agrandó el financiero por el aumento de los intereses de la deuda”. Hacienda no destaca este número en sus comunicados porque la meta es sobre el primario, pero el Informe de ingresos y gastos del SPNF detalla: en diciembre el rojo financiero creció 79% y en la totalidad de 2017 32,5%. En términos del PIB también creció, desde 5,9% en 2016 hasta 6,1% en 2017.

 

Desde Ecolatina analizaron: “Esta situación refleja la dinámica que se viene presentando, en donde el cambio en la forma de financiar el déficit fiscal (deuda en vez de emisión) tiene como contrapartida un aumento sostenido en la carga de intereses, que termina licuando el ahorro generado por la reducción del déficit primario. Dicho de otra forma, las medidas graduales adoptadas por el gobierno están generando un cambio en la composición del déficit financiero: baja el rojo primario, pero sube el pago de intereses”.

 

Al respecto, Martín Tetaz completó: “La sostenibilidad fiscal depende de cuánto caiga el gasto primario versus cuanto suba la factura de intereses de deuda”. Es decir, que lo que se gana por el lado de reducir el déficit primario se pierde por el lado del financiero. Y fue en ese sentido que el hombre del Frente Renovador, Marco Lavagna, twitteó: “El déficit fiscal sigue creciendo y es un error suponer que será por medio del ajuste que se solucionará el tema”.

 

 

Metas 2018

 

Para el 2018 la meta será de 3,2% de déficit primario. Dujovne se mostró confiado en volver a sobrecumplir. Entre analistas insisten en que efectivamente parece un objetivo cumplible. El asunto sigue siendo el rojo financiero. Desde Ecolatina afirmaron: “Desde el Palacio de Hacienda sólo se están enfocando en acotar el rojo primario. Sin embargo, los intereses de la deuda se encuentran en constante crecimiento: saltaron 0,6 puntos porcentuales del PIB en el último año, al pasar de 1,6% en 2016 a 2,2% en 2017. En consecuencia, y de cara al futuro, deberían fijarse también pautas explícitas para este resultado. De lo contrario, comenzarán a abrirse interrogantes acerca de la sustentabilidad del presente esquema de endeudamiento”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *