¿Es posible el 3,5%, 3,2% y 15% en 2018?

4 de enero, 2018

 

El Gobierno, ya se sabe, no anda con pequeñeces y, a su estilo (muy distinto, por cierto), va por todo. El 2018 no será la excepción: y el Gobierno vuelve a ser muy ambicioso en sus metas económicas. Tal es así que pretende que la economía crezca 3,5% (en 2017 habría crecido 2,9%, aproximadamente), que el déficit primario baje a 3,2% del PIB (habría cerrado en 4-4,2%) y que la inflación no supere el 15% (tras haber rondado el 24% en 2017). ¿Podrá con todo?

 

Una vez más rige la máxima de la “frazada corta” y los objetivos entran en conflicto entre sí. Ayer se vio un claro ejemplo. La necesidad de podar subsidios es clave para lograr ese ahorro de 1 punto del PIB que se precisa para cumplir la meta fiscal, pero impacta en el nuevo target de inflación y, potencialmente, en el crecimiento, si las paritarias no acompañan la inflación futura y el consumo, como en 2016, funde motores.

 

Recién arranca 2018 y está todo por verse, aunque queda claro que el trilema 3,5%, 3,2% y 15% no va a ser nada fácil. El Gobierno parece más preocupado hoy por el déficit primario y el crecimiento que la inflación: y hace bien (lo que no implica convalidar que la inflación es buena). Las desinflaciones desde niveles moderados son lentas (así lo muestran los casos de Chile y Colombia, por caso) y, además, el país necesita crecer (y rápido) y siquiera acercarse a coquetear con los niveles de deuda externa temerarios.

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *